Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Rachid aprende árabe en España

El alto grado de analfabetismo que existe en Marruecos lleva a la paradoja de que muchos inmigrantes aprendan a leer y escribir en árabe cuando se encuentran en España.

Actualizada Lunes, 24 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • PACO TORRALBO . EFE. MADRID.

R ACHID, marroquí, es incapaz de entender los letreros en español. Es natural, sólo lleva dos meses aquí. Pero, aunque puede recitar el Corán, tampoco entiende los letreros en árabe ni puede comunicarse con un compatriota que no hable su tamazight natal, uno de los dialectos bereberes de Marruecos. Por eso recibe clases de español en Alicante, pero también de árabe. Quizá, cuando vuelva de su emigración, pueda hablar correctamente en el idioma oficial de su país.

Es una situación paradójica, pero en Marruecos, con una tasa de analfabetos del 50%, es frecuente encontrar personas que no sólo son incapaces de leer un texto en árabe sino que apenas lo hablan. Y eso, pese a que en la madraza, la escuela a la que algunos, como Rachid, acudieron en la infancia, se les obligara a memorizar los versículos del Corán.

Esos niños que recitan alguna de las 114 suras -capítulos- en que se divide el Corán no aprenden el árabe. Sólo memorizan el libro. Las clases de Rachid se dan en una centro de estudios llamado Contact Idiomas, situado en Pilar de la Horadada, en la Vega Baja del Segura, donde residen tantos extranjeros que en muchos municipios la población española es minoritaria. Rojales, con un 70% de población foránea, es el ejemplo más conocido. El objetivo central de Contact Idiomas, creado por Victoria y Luisa Sirvent, norteamericanas pese a su apellido, no es éste, sino dar clases de español a los residentes extranjeros y de inglés, árabe, alemán y francés a los españoles, actividad en la que tiene mucho prestigio.

En sus planes iniciales no entraba la alfabetización de inmigrantes en su propia lengua. Pero la realidad tiene sus propios planes. "Cuando vinimos a rehabilitar el local -cuentan Victoria y Luisa-, con trabajadores inmigrantes marroquíes, descubrimos que la mayoría carece de estudios y no hablan el árabe sino algún dialecto. Al principio nos costaba entenderlos, no solo el lenguaje sino su forma de pensar y de ver el mundo".

Empezó entonces esa tarea de alfabetización al ver que "se interesaban en aprender y se esforzaban en comunicarse con su profesor, un licenciado palestino, en el árabe culto. Se decidió impartir el dos por uno (explicamos en árabe culto para la enseñanza del español)".

Comunicación

Pero la comunicación no es sólo lenguaje hablado. Otra cultura implica otro modo de relacionarse con el mundo. El inmigrante debe superar también la timidez ante lo extraño y un cierto complejo de inferioridad. Victoria, Luisa y Ahmad, el profesor palestino, les enseñan cómo actuar. "El europeo para ellos representa el pasado colonialista, el que no les da "papeles", el que les necesita pero no quiere verles en sus calles -dice Victoria-. La marginación no institucional les arrincona. La actitud de algunos españoles que, por ejemplo, no les alquilan una vivienda, les está obligando a vivir concentrados en barrios de exclusividad "mora". "Ellos quieren convivir con el español (a distancia) e integrarse relativamente pero no conocen el mecanismo para lograrlo y tampoco existe interés por parte de los autóctonos, que les tratan como superiores y de una forma paternalista".

"Para mejorar deben conocer sus objetivos y sus derechos, aquí o en su propia tierra. Intentamos hacerles meditar ¿por qué y para qué están en España? ¿Por qué les cuesta pensar en hacerse amigos del español? ¿por qué creen algunos que existe racismo y como evitarlo si existiera?", señalan.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra