Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

"Nayaf siempre fue una zona caliente; Diwaniya no"

Un soldado español que fue víctima de una bomba de la insurgencia se queja de que no le reconocen como "herido de guerra"

Actualizada Domingo, 23 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • M. GALLEGO . ENVIADA ESPECIAL. BAGDAD

El ataque que sufrieron los españoles desde las ventanas del Hospital de Especialidades de Nayaf no fue el primero. «Nayaf siempre fue una zona caliente en comparación con Al Diwaniya», recuerda Sergio Santisteban.

El sargento de infantería rememora con claridad los disparos recibidos desde aquellas ventanas en las Navidades previas, durante uno de sus turnos rotatorios a la base Al Andalus, separada del hospital sólo por un muro de cuatro metros de altura. Con la cautela habitual, los mandos no les permitieron responder hasta que los francotiradores fueron expulsados del hospital por la patrulla salvadoreña que hacía guardia en la azotea del edificio de siete plantas, el más alto de la zona, contiguo a la base. «A nosotros nos ordenaron los políticos poner una bandera española allí y defenderla a muerte, y eso es lo que hicimos. No queríamos problemas», explica.

El 4 de abril no estaba allí, sino que se recuperaba de las heridas en un brazo, cadera y oído que sufrió por una bomba insurgente en al Diwaniyah. ¿Herido en combate? No, en acto de servicio, como si le hubiera ocurrido en la oficina de un cuartel. Era una misión de paz en un país en guerra que nadie sabe explicar. «Nos mandaron bajo un argumento y nos trajeron bajo otro», se queja desde Córdoba. Si la explosión no fue fruto de combates, entonces sería de terrorismo, dedujo, pero el Gobierno español le ha denegado ambas denominaciones. Los soldados ni siquiera obtienen las condecoraciones pertinentes. «No se nos reconoce ni haber estado en la guerra», protesta. «Yo estuve en Bosnia en el 94 y fueron dos misiones completamente distintas. No se puede comparar la experiencia que te dan».

Los iraquíes tendrán el hospital que buscan de España. No como reparación por unas acusaciones sin probar en Nayaf, sino en Basora, como parte de los 300 millones de dólares comprometidos en la Conferencia de Donantes de Madrid. Pero Satisteban y sus compañeros seguirán en el limbo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra