Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SEMANA SANTA

Más de 3.000 fieles soportan temperaturas bajo cero en el Vía Crucis de Ávila

El frío disminuyó el número de participantes en la procesión

Actualizada Viernes, 21 de marzo de 2008 - 12:18 h.
  • AGENCIAS. Ávila

Más de 3.000 personas, según la Policía Local, y hasta 5.000, según la organización, acudieron hoy al Vía Crucis penitencial de Viernes Santo en torno a la Muralla de Ávila, de madrugada y con tres gados bajo cero, para rememorar las últimas horas de Cristo.

La comitiva del Vía Crucis, que contó con menor participación debido al frío, partió de la Catedral de Ávila a las 5.30 horas de la madrugada para finalizar más de dos horas después en el mismo templo, tras recorrer los más de dos kilómetros de perímetro del monumento más conocido de la capital abulense.

Los fieles participantes, que rezan y entonan cánticos, hicieron paradas en las estaciones penitenciales ante las cruces de madera que encontraron a su paso, situadas en torno a la Muralla, sobre la cual se reflejaban en el amanecer.

Acompañados de la talla del Santísimo Cristo de los Ajusticiados, el desfile es un acto penitencial organizado por el Ilustre Patronato de la Santa Vera Cruz que comenzó a celebrarse en 1935 y que rememora el recorrido de Cristo por la vía dolorosa en las primeras horas del Viernes Santo, cuando caminó cargado con la cruz hacia el monte de la crucifixión.

El origen de la procesión se encuentra a finales del siglo XVI, cuando los miembros de este patronato acompañaban a los reos que iban a ser ajusticiados, a la vez que preparaban una sala en la que el condenado estuviera "en capilla", para que durante sus últimas 24 horas recibiera asistencia espiritual y material.

Con el Cristo de la Buena Muerte, que por este motivo fue llamado después Cristo de los Ajusticiados, permanecían junto al reo con la intención de cumplir su última voluntad y después darle cristiana sepultura.

Al término de la procesión, la tradición se cumple cuando los asistentes al Vía Crucis reponen fuerzas y atacan el frío degustando un caliente chocolate acompañado de churros.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra