Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TOROS BARQUERITO

Enrique Ponce en el patio de su casa

Actualizada Jueves, 20 de marzo de 2008 - 04:00 h.

A L toro de Juan Pedroque rompió plaza le pegó Ponce antes de banderillas veintitantos capotazos. De amarrar. Aquí, allá y acullá. El toro empujó sólo en la primera vara. 600 kilos. Bizco, capacho, inmensa culata. Colorado. Los veintipico capotazos de amarre fueron aviso de que, sobre seguro, Ponce estaba dispuesto a vaciarle los cajones. Si el toro hubiera sido un armario.

Todo fue cargar con el toro Ponce casi a cuestas. Confiarlo, convencerlo, engañarlo y desengañarlo, acompañar los primeros viajes tapándolos, tocar y sobar, y volver a tocar y sobar. No forzar la máquina. Tampoco tirar líneas, precisamente porque había que tirar del toro, que, noble, unas veces se rebrincaba y otras echaba la cara arriba. No quería trabajar. Tampoco se negaba. Ponce se embarcó con el cuarto, y ahora sin red, en una faena que iba a ser, como tantas suyas, larguísimas. De las buenas. Con reparos. Partida por infinidad de pausas y paseos como de pasarela, que la dividieron en tramos gratuitos. La mano fina del toro fue la izquierda y por ahí vinieron los mejores dibujos de Ponce, pases de la firma, o naturales clásicos, de perfil, a pies juntos. Para dentro el viaje marcado a placer. Todo se vivió en general alboroto. Las pausas, los paseos y las metidas de mano en la masa. A todo parecía convenirle un cierto desorden o un dejarse ir más.

Antes, Ponce sorprendió con una rara variante de sus famosos postres, que ahora apenas prodiga. Los muletazos ayudados genuflexos eran los postres. Ahora, abierto el compás hasta ya no dar más de sí, y en la perpendicular del toro, Ponce dibujó circulares cambiados que incendiaron el ambiente. Heterodoxa postura. A mitad de embroque Ponce estaba de repente toreando en cuclillas. El alarde, nada plástico, arrebató a las masas.

Cuando tocaba matar, dos pinchazos, estocada trasera, otro aviso, dos descabellos. Una oreja en desagravio por los avisos. Una vuelta al ruedo de cuatro minutos de reloj.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra