Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Aparece muerta la mujer francesa que vio rechazada su petición de eutanasia

Chantal Sébire, a la que un tumor incurable le producía intensos dolores, fue hallada muerta en su casa

Actualizada Jueves, 20 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • EFE. PARÍS

Chantal Sébire, la mujer que hace unos días vio rechazada por la Justicia su petición de que se le aplicara la eutanasia, fue hallada muerta ayer en su domicilio en las cercanías de Dijon (este), confirmaron fuentes del Ministerio del Interior. Sébire, de 52 años, padecía un tumor incurable en la cavidad nasal que se iba extendiendo hacia el cerebro y la producía serios daños, como una ceguera progresiva, así como intensos dolores.

A primera hora de la noche de ayer se ignoraban las circunstancias en que se habían producido la muerte de la mujer, una maestra de escuela con tres hijos que apeló a la "humanidad" de la Justicia en su deseo de morir con dignidad. Su petición ante la Justicia, la primera de ese tipo registrada en Francia, no fructificó debido a que el juez aplicó la legislación francesa sobre cuidados paliativos, de 2005. De acuerdo con esa normativa, a la enferma se le había propuesto la posibilidad de un coma inducido que pudiera aplacar su dolor hasta el momento de la muerte natural.

El tipo de dolencia de Sébire sólo es padecida por unas doscientas personas en el mundo y tiene como efecto la deformación anómala de su cara, así como un sufrimiento permanente que las dosis de morfina no conseguían limitar plenamente.

Lagunas de legislación

La experiencia de Chantal Sébire ha suscitado un debate en Francia acerca de la eutanasia e incluso ha motivado que ayer mismo el Gobierno encargara al diputado Jean Leonetti un estudio sobre eventuales lagunas de la legislación. Leonetti fue el ponente de la ley de 2005 que regula estos casos, para los que la única respuesta es la eutanasia pasiva, que permite a los médicos dejar morir, pero no ocasionar la muerte de modo activo.

Chantal Sébire había declarado estar dispuesta a cumplir con su deseo de morir dignamente y apuntó la posibilidad de desplazarse a Suiza, uno de los países europeos que autoriza la eutanasia activa junto con Holanda y Bélgica. El caso ha generado divisiones en el Gobierno, donde el titular de Exteriores y médico de formación, Bernard Kouchner, abogó ayer por permitir a Sébire la eutanasia activa para que no se suicidara "en la clandestinidad, algo con lo que todo el mundo sufriría."


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Querida Chantal, descansa en paz.aliviada
  • Tu t has planteado lo q es vivir con un dolor q ni la morfina te lo quita? q facil es hablar desde fueraAnder
  • claro claro vaya frase que te has marcado "es mucho mejor, para el enfermo, y mucho mas para la familia" que pienses eso si que es ser egoísta!, es mucho mejor la idea de hacer a un médico matar un paciente, si señor eso si que es DIGNOla muerte si que es poco digna
  • Vivir de estas maneras, no es vivir con dignidad, por lo que considero, es mucho mejor, para el enfermo, y mucho mas para la familia, dejar morir en paz y si provocar mas sufrimiento a nadie, ni al enfero ni a su familia ni a sus allegados, pero seo, teniendo en cuenta que tampoco deberia ser un delito, ayudar a acaber con el sufrmiento. JOSE
  • El colmo de la hypocresía sería que le hicieran la autopsia!RG

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra