Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Pekín y la disidencia defienden versiones contradictorias para un mismo conflicto en el Tibet

Para aquéllos que han obviado el plazo de permisividad, las autoridades ya amenazaron con "tolerancia cero"

Actualizada Miércoles, 19 de marzo de 2008 - 21:22 h.
  • AGENCIAS. Pekín (China)

Un mismo conflicto, pero dos versiones distintas. A las diferentes cifras de víctimas mortales en el Tibet aludidas por el Gobierno de la región en el exilio y por el de Pekín, se añadieron hoy nuevas discrepancias en relación a las entregas voluntarias de los manifestantes. Las autoridades chinas habían dado un ultimátum a los participantes en las protestas para que se rindiesen a cambio de una amnistía o, en cambio, enfrentarse a una política de "tolerancia cero". Una vez concluido el plazo, el Ejecutivo subrayó que 105 personas ya se han entregado, aunque las voces de la disidencia y las organizaciones de Derechos Humanos precisan que se siguen produciendo arrestos forzosos. Una situación que contrasta también con la versión oficial de que en Lhasa la situación "se encuentra bajo control".

El vicepresidente del Gobierno regional, Baema Chilain, indicó hoy que 105 manifestantes se entregaron a la Policía, por estar "directamente implicados en los destrozos, saqueos e incendios". Algunos de ellos, eso sí, según la versión oficial, incluso devolvieron también el dinero sustraído, con lo que se demostraría que el mensaje de las autoridades de ofrecer amnistía a cambio de rendición y chivatazos ha funcionado. Además, el ex vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, Ragdi, subrayó "que la situación en Lhasa", capital de Tibet, "se encuentra bajo control".

Para aquéllos que han obviado el plazo de permisividad, las autoridades ya amenazaron con "tolerancia cero". Esta política comienza a tener reflejo en la televisión, que difundió hoy imágenes de doce personas buscadas sin ofrecer el nombre de ninguna de ellas, según informaciones del diario británico 'The Times'. La fuente citada por el rotativo, un responsable informativo del Tibet, apuntó que "hay otras muchas personas, pero estas doce son aquelllas cuyas caras se pueden ver claramente".

Lo cierto es que esta versión respaldada por los medios oficiales contrasta por oposición a la de activistas y organizaciones. "Se han producido cientos de arrestos, posiblemente miles, a lo largo de toda la nación", lamentó el director de 'Students for a Free Tibet', Lhadon Tethong. En este sentido, la organización 'Humans Rights Watch' aludió a informes "no confirmados" sobre centenares de detenciones, al tiempo que advierte de riesgo de torturas para los retenidos.

Asimismo, la calma de la que habla Pekín no parece ser tal, si se tienen en cuenta informaciones como la del 'Tibetan Centre for Humans Rights and Democracy', de que las protestas no sólo siguen sino que se extienden a otras localidades, como Kanlho. Los monasterios de Deprung, Sera y Ganden permanecen sitiados desde hace nueve días, lo que ha mermado las condiciones de vida y suministros de los monjes encerrados.

El Ejecutivo chino juega con la baza del control de la información, ya que en su mano está lo que se difunde no sólo dentro del país a través de los medios y agencias oficiales, sino también en el extranjero. De hecho, Pekín critica la postura de la prensa internacional en el conflicto por manipuladora, aunque lo cierto es que ni siquiera se puede saber a ciencia cierta lo que ocurre en una zona actualmente vetada.

"Sabemos que las autoridades han estado acorralando a la gente, pero no sabemos cuántos se han rendido voluntariamente", explicó el único periodista occidental presente en el Tibet, Jame Miles, de 'The Economist', en declaraciones a 'Al Jazeera' recogidas por otr/press. Recordó que tanto los corresponsales como los turistas han sido alejados del foco del conflicto, mientras varios camiones patrullan las calles con altavoces a través de los cuales critican el papel del Dalai Lama en un esfuerzo que, para Miles, es un claro ejemplo del "intenso esfuerzo propagandístico" de Pekín.

En consecuencia, tampoco se conoce una cifra fija de fallecidos ni una valoración más o menos fidedigna de hasta qué punto la Policía actúa contra los manifestantes, pues mientras las autoridades defienden su actuación, en la que no participarían armas letales, otras voces hablan de disparos. Por el momento, el Gobierno sólo reconoce la muerte de 13 personas, aunque desde el exilio se lloran ya 109 fallecimientos. En el exilio de la India, concretamente en la ciudad de Dharamsala, el Dalai Lama se reunió hoy con los grupos de protesta, a quienes "explicó sus sentimientos y que quizá es hora de considerar la cuestión a largo plazo", según un portavoz del líder religioso, Chhime Chhoekyapa. "Si le escuchan es cosa suya", puntualizó.

Posible encuentro

El portavoz del Gobierno tibetano en el exilio, Thubten Samphel, declaró a la BBC que si el primer ministro chino, Wen Jiabao, "está dispuesto a iniciar un diálogo, ésta es la mejor solución posible". Las condiciones parecen ser que el Dalai Lama rechace la independencia total de Tibet y renuncie a la violencia. A este respecto, Samphel puntualizó que precisamente la lucha de su pueblo se había mantenido pacífica durante años por la dirección del líder espiritual.

Previamente, el Dalai Lama había expresado a través de su página web su "gratitud a los dirigentes mundiales y a la comunidad internacional por su preocupación" por los actuales acontecimientos. El líder budista volvió a pedir una "investigación exhaustiva por un organismo respetado, que debería incluir a representantes chinos", para lavar su imagen de las acusaciones de Pekín, que le acusa directamente a él y su "camarilla" de figurar como cerebros tras esta incesante violencia. "Creo que las manifestaciones y protestas son un brote espontáneo de resentimiento de la población, fomentado por años de represión en desafío de las autoridades que no atienden los sentimientos de la población local", aseveró. En su opinión, las autoridades chinas "piensan erróneamente que más medidas represivas son la manera de alcanzar su declrado objetivo de unidad y estabilidad a largo plazo".

El Papa pide diálogo

La comunidad internacional insiste en el diálogo como instrumento para salir de una situación que comenzó la semana pasada con protestas inicialmente pacíficas. A estas voces críticas se incorporó hoy el Papa Benedicto XVI, quien con "tristeza y dolor por el sufrimiento de tantas personas" recordó que "con la violencia no se resuelven los problemas, sino que se agravan".

Y es que mientras siga la tensión en el Tibet poco se puede hacer, en vista de que incluso está poniendo en tela de juicio la celebración con normalidad de los próximos Juegos Olímpicos de verano. El vicepresidente del comité organizador de Pekín 2008 recalcó que "el relevo de la antorcha proseguirá tal y como estaba programado", en alusión a su paso por el Everest, zona que los tibetanos consideran como suya.

Entretanto, desde algunos sectores del planeta se sigue incitando al boicot de la cita deportiva como contundente respuesta a la violencia. El miércoles, Reporteros sin Fronteras urgió a los líderes internacionales a sabotear la ceremonia de apertura, algo que para el ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, "no es una mala idea, pero parece poco realista", por lo que de momento triunfa la postura positiva de que todo siga conforme a lo previsto.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra