Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
OTRASCOMARCAS

Desencuentro en Imotz

La crispación se ha convertido en acompañante habitual de los plenos del valle de Imotz. La oposición (Independientes) acusa al equipo de gobierno (NaBai) de irregularidades y éstos se defienden

Actualizada Martes, 18 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • P.F.L. . IMOTZ

IMOTZ, un valle de apenas 450 vecinos, repartidos en ocho concejos, en las estribaciones de Ultzama, Basaburua y Larraun, vive momentos de desencuentro en su consistorio. Una legislatura convulsa que enfrenta con posturas diametralmente opuestas a los dos grupos municipales: NaBai, equipo de gobierno (cuatro concejales) y la Agrupación Independiente Imotz Berri, con tres ediles.

Los segundos han querido denunciar públicamente las "reiteradas irregularidades e ilegalidades" en las que, a su juicio, incurre el equipo de gobierno en el funcionamiento diario del ayuntamiento. Enumeran distintos asuntos. Dicen, entre ellos, que NaBai da cobertura a ANV, cuya candidatura en el valle fue anulada para los últimos comicios municipales de mayo de 2007. Afirman que los miembros de ANV tienen voz en los plenos, que han presentado mociones como grupo y han participado en comisiones. "Nos parece bien que aporten sus sugerencias como vecinos, pero no como grupo ilegal", dicen.

Además, explican que en varias ocasiones no les han notificado convocatorias de los plenos y que, otras veces, lo han hecho con unas pocas horas de antelación. Tampoco reciben, añaden, la documentación necesaria íntegra y se sienten discriminados y relegados. "Muchas veces los vecinos o los de ANV tienen más documentación que nosotros y comparten la mesa de plenos, como un corporativo más. Y eso es demostrable", indican. Destacan la "pasividad" de la alcaldesa y apuntan que sólo buscan preservar la legalidad.

Han acudido dos veces a Administración Local en busca de amparo y han presentado en el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) un recurso para anular un pleno al que, aseguran, no fueron convocados.

Qué dice la alcaldía

Empezando por este pleno del 6 de noviembre pasado, NaBai rebate cada una de las acusaciones de la oposición. En resumen, afirman que no dan cobertura a ANV. Reconocen que, inicialmente, incluyeron una moción para el último pleno, pero que luego la retiraron (a petición de Imotz Berri). También admiten que miembros de ANV acuden a los plenos y explican que lo hacen "como vecinos". "Queremos plenos participativos", apunta la alcaldesa, Marian Iribarren Aldareguia. "En nuestra sala de plenos no hay un espacio para el público, por eso, el que viene se sienta en la mesa, como uno más", sostiene otro edil.

El equipo de gobierno admite que, en ocasiones no aplican estrictamente la ley, "como ocurre en muchos ayuntamientos pequeños". Respecto a las notificaciones, afirman que se han realizado a domicilio, "como es costumbre admitida en el valle". "Yo misma he llevado convocatorias a casa de un concejal y luego me lo ha negado", indica la alcaldesa y añade que, ahora, envían los avisos por correo certificado y con acuse de recibo, "tal y como han exigido desde la oposición".

Recuerdan que acudieron a la Federación Navarra de Municipios y Concejos para exponer su caso, que han estado varias veces en Administración Local. "Incluso fui a Pamplona para ver cómo se desarrollaban allí los plenos, pero vaya, comparando con los nuestros son muy aburridos y eso que están ANV y UPN, unos en las antípodas de otros", ironiza Joaquín Garbisu Orayen, teniente alcalde. Reiteran que no entienden "la actitud de la oposición" y que su entrada ha enrarecido y endurecido el ambiente. "Aquí se ha funcionado siempre así y quieren que actuemos como si esto fuese Pamplona. No se puede comparar", explican. Consideran que la tensión entorpece la labor municipal y ralentiza el trabajo.

Respecto al último pleno, de hace una semana, ofrecen versiones contrapuestas sobre una moción de condena del último asesinato de ETA. La sesión era extraordinaria y para incluirla precisaban la unanimidad de la corporación. La oposición se negó porque no compartían el contenido del texto y, además, no había sido avisados. La alcaldía no entiende por qué n o la aprobaron. Sólo un ejemplo de la difícil convivencia puertas adentro del consistorio.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra