Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

La industria del secuestro

La policía de Sadam, tras ser desmantelada, siguió con su antiguo trabajo: secuestrar

Actualizada Martes, 18 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • MERCEDES GALLEGO . ENVIADA ESPECIAL A BAGDAD DE COLPISA/DIARIO DE NAVARRA

CADA extranjero que camina por Irak tiene sobre su cabeza una espada de Damocles: la del secuestro. En él, las bandas de criminales especializadas en el negocio más floreciente del país ven un botín cien veces mayor que el que puedan obtener por cualquiera de su compatriotas, y eso sube la oferta.

Cualquiera que contacte con una de estas bandas con información fiable que conduzca al secuestro de un extranjero puede esperar entre 1.200 y 1.300 euros de recompensa. Una propina, en comparación con los entre cuatro y ocho millones de euros que el Gobierno italiano pagó por la liberación de la periodista Giuliana Sgrena. Francia y Alemania son algunos de los gobiernos conocidos por sucumbir a las demandas económicas de los secuestradores, pero no los únicos. Hace ya dos años se estimaba que ciudadanos de 60 nacionalidades habían sido secuestrados.

Tal es la dimensión del problema que la embajada estadounidense en Bagdad tiene una oficina de 30 hombres especializada en analizar y resolver estos casos. El Departamento de Estado reconoció a regañadientes la existencia de este Grupo de Trabajo de Rehenes hace dos años, durante el secuestro del activista estadounidense Tom Fox, quien apareció muerto en un basurero de Bagdad tres meses después.

La venta del extranjero se hizo especialmente popular entre los taxistas y los hoteles de Bagdad, donde cada vez es más difícil encontrar un forastero sin escolta. En su ausencia, los iraquíes residentes en otros países son el siguiente blanco. Jaffer al Muthafer, un iraquí exiliado en Alemania desde hace 30 años -que ahora trabaja para el Comité Olímpico Internacional-, reserva tres habitaciones diferentes en el Hotel Palestina cada vez que visita la capital. «Cada noche duermo en una, así no saben en cuál encontrarme», confiesa.

La punta del iceberg

Y con todo, su segmento sigue siendo la punta del iceberg. A la oficina estadounidense llegan cada año informes de unos mil iraquíes secuestrados, pese a que la mayor parte de la población no lo denuncia a la policía, y menos a las fuerzas de la coalición.

Nawfal Zeini, de 27 años, es uno de ellos. Cuando oyó a sus secuestradores pedir por teléfono a su familia 130.000 euros de rescate, se le heló la sangre. «¿Estáis locos? Matadme, mi familia no tiene ese dinero», les espetó.

Pero los secuestradores habían hecho sus deberes: un tío en EE UU, otro en Arabia Saudí y un hermano en Dubai. «Si no nos pagas, te lo dejamos en bolsas de basura en la puerta de tu casa», le advirtieron a su madre.

Nadie es rico sólo por trabajar en el extranjero, así que ninguno de sus familiares pudo afrontar esa petición. Su hermano Nasir, interlocutor de los secuestradores, regateó lo que pudo, a sabiendas de que, cada vez que se resistía a pagar, empeoraba la situación de su hermano.

El desesperado regateo de Nasir duró diez días. Cada dos, los secuestradores volvían a llamar y rebajaban la petición «en un par de libros», como llaman en Irak a los fajos de 10.000 dólares (6.300 euros) en billetes de cien. Cuando llegaron a los 50.000 euros, supo que había tocado fondo. «O nos los pagas mañana, o vendemos a tu hermano a una banda de Al Latifia». La ciudad del triángulo de la muerte, 45 kilómetros al sur de Bagdad, es conocida como la guarida de las peores bandas de secuestradores del país. «Al final vas a pagar el triple y a lo mejor nunca vuelves a verlo», le advirtieron los secuestradores.

Esa noche hubo cónclave familiar, y al día siguiente fue al banco para pedir 30.000 euros a cuenta de la casa, que sus padres vendieron poco después. Tuvieron que juntar otros 20.000 con la ayuda de toda la familia, pero consiguieron que soltaran a Zeini.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra