.

.
.



Portada > > > Noticia
SOCIEDAD

"Yo también quiero ser profesor"

- Los recién licenciados que están preparando oposiciones de Secundaria para este verano critican que los profesores interinos puedan aprobar la oposición sin estudiar. Los jóvenes opositores se quejan de que les resultará difícil entrar en las listas.

SONSOLES ECHAVARREN . PAMPLONA Lunes, 17 de marzo de 2008 - 04:00 h.

ACABAN de terminar la carrera y quieren ser profesores de instituto. Estudian todos los días unas diez horas y acuden a una academia para hacer exámenes y resolver dudas. Pero aunque sean los más brillantes en las pruebas es difícil que consigan plaza. Los recién licenciados que competirán este verano por una de las 600 vacantes de las oposiciones de Secundaria están quejosos.

Lamentan que las pruebas se hayan hecho "a medida de los interinos" y que estos puedan aprobar sin estudiar el temario, ya que las pruebas no son eliminatorias. Los docentes contratados organizaron dos jornadas de huelga para protestar contra la nueva normativa por la que sólo entrarán en la listas quienes aprueben la oposición. Educación y sindicatos están ahora negociando. En Navarra imparten clase este curso 2.500 interinos.

"Queremos que se conozca nuestra situación. La gente sólo sabe que los interinos hacen huelga. Pero desconocen la realidad", explica el pamplonés Arturo Iturralde Los Arcos, de 26 años, licenciado en LADE y Derecho por la UPNA y que opta a una de las 6 plazas de Formación y Orientación Laboral (FOL).

Vocación de enseñar

"Lo mío es vocacional. Podría trabajar en la empresa privada y ganar más dinero. Pero siempre he sabido que quería ser profesor de instituto. Soy monitor de tiempo libre y conozco la problemática de los chicos de esta edad", explica Arturo Iturralde, que fue Premio Nacional de Bachillerato y cuenta con un expediente brillante en la carrera. "Educación dice que el objetivo es que el 90% de los interinos pasen a ser funcionarios. Pero yo creo que la meta es que la enseñanza tenga una calidad y los profesores estén bien formados. En Finlandia, yo ya estaría dando clase", apunta.

Una opinión similar sostiene José Luis Ibáñez Ruiz, ingeniero tafallés de 40 años, que ha trabajado en la empresa privada. "Vi que necesitaba cambiar, que mi trabajo ya no me llenaba y había mucha competitividad. La docencia siempre me ha gustado y decidido probar suerte. Pero no tengo puntos por experiencia laboral", dice este opositor que aspira a conseguir una de las 22 plazas de Tecnología de castellano (11 son para promoción interna de maestros licenciados que quieren pasar al nivel A). "Me sorprende que los interinos no quieran estudiar. No son funcionarios y su plaza no les pertenece. Deben aprobar una oposición y demostrar su mérito. Yo he dejado el trabajo y he sacrificado mi sueldo para estudiar", recalca.

Los opositores lamentan que los interinos puedan seguir en las listas y ellos no puedan entrar, aunque saquen mejor resultado en las pruebas. "No puede ser que haya gente que no mueva un dedo y siga por inercia. El nuevo sistema que propone Educación es más positivo que el anterior, aunque en algunas especialidades tampoco nos favorece", insisten.

José Luis Ibáñez tiene más esperanzas que su compañero de academia en conseguir una plaza. "Aspiro aprobar. Estudio 9 horas diarias, de lunes a sábado". Arturo dedica las mismas horas al estudio. "Yo sé que voy a sacar buena nota porque llevo un año preparando los temas. Pero con este sistema es imposible. Estoy pensando en presentarme a oposiciones en otra comunidad en la que haya más plazas".

espacio en blanco

Noticias más leídas

Valid XHTML 1.0 Transitional Validador CSS del W3C

© Diario de Navarra