Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Henning Mankell grita contra el horror del sida en África en su nueva novela

El autor sueco volverá a escribir sobre Kurt Wallander, gracias al que ha vendido más de un millón de libros en España

Actualizada Lunes, 17 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • CONCHA BARRIGÓS . EFE. MADRID

Es ugandesa, tiene tres años y junto a su pecho atesora un cuadernito que sólo contiene una mariposa azul. Ella es la inspiración de Moriré, pero mi memoria sobrevivirá, un "grito" de Henning Mankell sobre lo que el sida está haciendo en África.

Mankell, que ha viajado a España para recibir el premio Reina Cristina de Suecia por su contribución a las relaciones culturales entre ambos países, habla sobre su compromiso con el desarrollo de África y sus planes para su inteligente y taciturno detective Kurt Wallander, gracias al que ha vendido en España más de un millón de libros.

"Algún día, pero no sé cuándo exactamente, escribiré otra vez sobre Wallander, pero ahora es un tiempo de mi vida en el que estoy en otras cosas. Ahora va a salir un libro sobre China", zanja el escritor y dramaturgo, del que se montará este mismo año en Barcelona una obra de teatro.

Él, que nació hace 60 años en la parte más fría de Suecia, vive desde hace 20 a caballo entre Estocolmo y la capital de Mozambique, Maputo, donde dirige su teatro nacional en perfecto portugués.

"Yo nunca he tenido una relación romántica con África. Cuando vine aquí por primera vez lo hice porque quería tener más perspectiva del mundo, distinta de la europea", explica.

En esa búsqueda de la perspectiva diferente que necesita para hacer su dibujo del mundo encontró a la niñita que le sirvió de inspiración para Moriré, pero mi memoria sobrevivirá, que saldrá en abril en castellano editado por Tusquets. "Un día visité una aldea de Uganda y vi a una pequeña de unos tres años que guardaba celosamente un papel doblado que me quería enseñar. Lo abrí y sólo había una pequeña mariposa azul. Me dijo: "A mi madre le gustaban mucho las mariposas". Esa niña sabía algo de su madre, que ya había muerto. Me impresionó tanto que quise escribir este libro", rememora.

Esa pequeña es uno de los doce millones de huérfanos que ha dejado el sida en África, una enfermedad crónica en el mundo desarrollado pero que allí es mortal.

"Muchos de los que mueren son padres muy jóvenes, de 25 años tal vez, que tienen dos o tres hijos y esos niños no van a tener ni un recuerdo de ellos. Alguien, en Uganda, tuvo la idea de crear Memory Book Project para ayudar precisamente a quienes tienen sida a dejar su memoria a sus hijos, porque para saber quién eres tienes que saber quiénes son tus padres", afirma tajante.

Con todo, a Mankell había algo que no le cuadraba: "Cómo, en un país con una tasa de analfabetismo tan alta va a escribir nadie nada". Entonces viajó a Uganda, habló con personas involucradas en el proyecto y vio que "hay muchas posibilidades diferentes para contar las cosas". Esa forma distinta de expresión impregna toda la cultura africana, muy alejada de la europea, que es, asume, "absolutamente lineal". "La narrativa africana incluye sueños, personas que ya han muerto entran de nuevo en el hilo argumental y hablan con los vivos", algo que ha tenido "un gran impacto" en su forma de escribir, "muy distinta a como era hace 20 años".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra