Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
VALENTÍN MARTÍN TORREMOCHA CAMIONERO ENCARCELADO EN LONDRES

"Mantengo mi inocencia, no sabía que en el camión había 4 millones de cigarrillos"

"El jueves me fui al monte San Cristóbal porque necesitaba espacio, creerme que estaba libre"

Actualizada Domingo, 16 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • LAURA PUY MUGUIRO . PAMPLONA

El jueves se fue al monte San Cristóbal para creerse que estaba libre. Se ha dado cuatro días de plazo para reorganizar su vida y aparcar a un lado los seis meses de prisión en Inglaterra, desde mediados de septiembre, después de que en la Aduana le encontraran tabaco escondido entre la carga de su camión y le acusaran de contrabando. "Siempre he mantenido que yo era inocente, que no sabía que allí había 4 millones de cigarrillos [unas 200.

000 cajetillas] como me decían", dice el pamplonés Valentín Martín Torremocha, que cumplió 44 años el 1 de febrero, "en la cárcel". Este martes, un jurado popular le declaró no culpable y quedó libre. Explica que, a pesar de los momentos duros que pasó, nunca ha cambiado su versión. "Llegué a preferir que me condenaran manteniendo mi inocencia a que lo hicieran por mentir y decir que yo sabía qué había en mi camión". El plazo se cumple hoy.

¿Cómo se encuentra?

Aterrizando. Aún no me creo que esté aquí. He tenido tanto tiempo para pensar que creí que iba a pasar en la cárcel año y medio. La sensación con la que me he quedado es que allí ni fiscales ni policías se plantean que un chófer no sepa qué lleva en su camión. Eres culpable porque estás conduciendo el camión, y ya está. Ni siquiera me preguntaron quién era el responsable de la mercancía y quién tenía que recibirla.

¿Qué tenía que transportar?

Envases de plástico para comida de animales. Cargué primero en Pamplona, después en otra empresa en Irún y ya no paré en ninguna otra hasta Inglaterra.

¿Dónde le detuvieron?

En el puerto de Dover, nada más llegar el 13 de septiembre. En la Aduana me pidieron el CMR, un documento donde se especifica el destinatario de la mercancía y la matrícula del camión para justificar que has realizado el viaje. Me hicieron meter el camión en los muelles, llegó un oficial, cortó con un cúter un palé y me preguntó que qué llevaba. "Tapas y cubos de plástico", le dije. "No, llevas cigarrillos". Y automáticamente me dijeron que estaba detenido, y me esposaron.

¿Llegó a ver el tabaco?

No. La primera vez que vi los cigarrillos fue en el juzgado, cuando la fiscalía me enseñó unas fotos de la carga. Eso fue hace 25 días, tras cinco meses en prisión.

¿Y en la Aduana no pudo explicarse y decir que era inocente?

Me quedé bloqueado porque no sé hablar inglés y allí no había ningún intérprete. Llevaba dos CMR. Uno de ellos, el que me habían rellenado en Irún, no correspondía con la mercancía. Mi error fue no comprobar en Irún el CMR. Todavía hoy no sé quién lo hizo.

¿Cuándo avisó a su familia?

A los dos días, cuando me llevaron al juzgado para decirme qué me imputaban: evasión de impuestos por una cantidad que alcanzaba las 465.000 libras. Me preguntaron si tenía allí domicilio o algún conocido con el que pudiera residir. Pero como no conocía a nadie, me dejaron "en custodia", en la cárcel.

¿Quiere decir que de haber conocido a alguien hubiera quedado en libertad provisional?

Sí, pagando una fianza, que presumía importante. Pero hubiera estado en libertad porque el delito del que me acusaban estaba en la categoría D, "delito menor", me dijeron.

Y le encarcelan en un país en el que no conoce a nadie y con problemas para comunicarse por no saber inglés

Me han trasladado cinco veces de prisión. Las siete primeras semanas fueron horribles. Estaba incrédulo, no me podía explicar que estuviera allí.

¿Cuándo presintió que no iba a ser fácil abandonar la prisión?

Al mes y medio, cuando me llevaron ante la Corte de Magistrados y me dijeron que la Policía no había terminado la investigación porque faltaban documentos de mi empresa que corroboraran lo que yo decía y que detallaran dónde había cargado, quién había ordenado el envío, para quién trabajaba... Ahí me di cuenta de que mis jefes me habían abandonado y que me enfrentaba a una pena de 3 o 4 años de cárcel. Creo que mi empresa [una firma navarra] ha cometido muchas irregularidades y en ningún momento me he sentido respaldado por mis jefes, ni siquiera he sentido que los tuviera. Era su empleado, ¿cómo no se interesaron por venir a verme o por mi estado?

¿Cómo pasaba los días?

Tumbado en la cama viendo la televisión y comiéndome la cabeza. Pedí un diccionario para poder hacerme entender, pero no me lo dieron. Sabía cuándo tenía que ir a comer porque veía a los presos con los platos. De la salida de media hora en el patio ni me enteraba, me quedaba en la celda. Llegué a estar en una cárcel de máxima seguridad, con asesinos, pistoleros, terroristas...

¿Y siempre fue así?

No, siempre no. En una cárcel, donde fui en noviembre, coincidí con un chico de Bilbao. Por primera vez tuve con quien hablar. Además, consiguió que me pusiera a trabajar como pintor, y por eso la celda estaba abierta de ocho de la mañana a ocho de la tarde. Poder andar cuatro pasos hasta la barandilla del patio me hacía sentir un poco libre.

¿Contactaba con su familia?

Si tienes dinero, puedes. Pero al principio yo sólo tenía euros y necesitaba libras. Me dieron un crédito de una libra que reducía la llamada a "Hola, mamá, estoy bien, no os preocupéis por mí", y se cortaba. He podido hablar con mi familia cada tres o cuatro semanas, nada más.

¿En todas las cárceles pasó igual los días?

En una empecé a ir a clases de inglés y a misa. Aquí nunca he ido, pero hacerlo allí suponía que en el trayecto de la celda a la iglesia, que estaba en la misma cárcel, podía ver el cielo.

¿Recuerda el momento en que el jurado popular leyó su veredicto este martes?

Sí. No necesité a la traductora para entender el "no culpable". Hundí la cabeza entre las piernas y me quedé un minuto extasiado. Di gracias a Dios por haberme escuchado. Lo había conseguido. Esa noche, ya libre, la pasé en casa de un señor de Badajoz que vive en Inglaterra, José Hernández. Cada vez que ha podido ha venido a verme. Si no hubiera sido por él... El martes lo celebramos con queso manchego, jamón y una botella de Rioja. ¡Me emborraché con una copa!

¿Puede haber algo bueno en seis meses de encarcelamiento?

¿Algo bueno? Sí, que he adelgazado 22 kilos, es que antes pesaba 136. Y bueno de verdad, haber conocido a José, a Eva Gil (trabajadora social en el consulado), saber que la asociación Asochofer ha estado pendiente de mi madre y le ha ayudado en todo lo que ha podido....


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • ¿Ese es un tema para un titular? Vamos, ya sabemos que todos los navarros que acaben en cárceles foráneas y más los que pillan con mercancía de contrabando o drogas (¿os acordáis de Burladés que por llevar droga en su gabarra acabó con sus huesos en una cárcel marroquí?) son inocentes, porque un Navarro no hace eso .... , pero de ahí a darles tratamiento de héroes o víctimas, pues no sé ... Más me hubiese gustado un tratamiento un poco más crítico e información sobre las bases legales, como por ejemplo, si entra entre las responsabilidades del chofer cerciorarse sobre lo que lleva en su caja. juambeltz
  • Yo tambien quiero adelgazar 22 kg en dos meses. ¡Y aprender inglés gratis! Que me digan que empresa es y asi les paso algún camión u otra a Inglaterra.:-D
  • ¿cual es la empresa?. ¿Quines son los jefes? ¿Les han detenido? ¿Les han investigado?desilusionado
  • Indignante la actuación de sus jefes, aún se creerán "empresarios" los muy sinvergüenzas!!Nacho
  • Falta el nombre de la empresa transportista. La noticia no está completa. Periodistas, queremos saber toda la noticia y vosotros la ocultais.Carmelo

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra