Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
BALONMANO

El sueño tocó a su fin

Tras una buena primera mitad, el conjunto albiazul se vio superado en la segunda por los visitantes y por un pésimo arbitraje

Actualizada Domingo, 16 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • J.J. IMBULUZQUETA . PAMPLONA

El HSV Hamburgo volvió a hacer ayer méritos para ser el club maldito del deporte navarro. Si en agosto de 2006 el club alemán truncó la esperanza de Osasuna de jugar la Liga de Campeones, ayer fue su equipo de balonmano quien rompió el sueño del Portland de llegar a las semifinales de la competición europea.

El Portland, que necesitaba ganar por 3 goles para optar a las semifinales, no pudo ayer con un Hamburgo al que el empate sí le sirvió para meterse en esa penúltima ronda, en la que le esperan ya el Kiel alemán y el Barcelona.

Matosevic, acertado

El Portland no hizo un buen partido ayer. El Portland tenía que hacer un duelo redondo y no le salió.

Los navarros, que desperdiciaron demasiadas ocasiones en ataque, se aferraron a las acciones de unos motivadísimos Malmagro, Balic y Ruesga para seguir la estela de un Hamburgo que, con el acierto de Yoon y Lijewski, dominó los primeros minutos.

Sin embargo, a partir del minuto 14, la defensa navarra se ajustó, comenzó a defender duro, y eso permitió que Matosevic empezase a lucirse bajo palos. El choque cambió de cara y el Portland, con un parcial de 5-1, tomó sus primeras rentas (12-10, m.22).

No pudo pasar de ahí. Una doble exclusión de Jorgensen y Juancho permitió al equipo visitante igualar y, tras un toma y daca final, al descanso se llegó con un 15-15.

Sin embargo, las esperanzas navarras se esfumaron prácticamente cuando, en apenas un minuto y medio, el Hamburgo aprovechó tres pérdidas ofensivas del Portland para, a la contra, colocar un 17-20 (m.38) que ponía ya la eliminatoria muy cuesta arriba.

Pese a todo, y con una afición animando sin cesar, el Portland siguió buscándolo. Pero los alemanes hacían gol con mucha más facilidad que los albiazules, que sufrían más de la cuenta para abrir huecos y superar la defensa cerrada de los visitantes.

Con Kjelling y Vugrinec, el Portland recuperó una cierta capacidad de lanzamiento que se estaba echando en falta. Gracias a ellos, a las conexiones con Nikolic, a un nuevo arreón defensivo navarro y a un sobresaliente pundonor, el Portland se colocó con opciones de ganar, al menos, el partido.

Fue entonces, y aunque previamente ya habían dado muestra de un diferente criterio sancionador, cuando comenzó el verdadero festival de los árbitros. Cuando más fácil lo tenían, cuando era claro que los locales no iban a lograr ganar por 3, la pareja sueca quiso complicarse el partido, tiñendo su actuación de un evidente carácter anticasero y evitando cualquier opción de que el Portland lograse el triunfo. Algo que, de paso, hubiera abierto el pase a semifinales, dando opciones hoy al Zagreb.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra