Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Las fallas infantiles prenden la mecha de una fiesta invadida por los turistas

Los hoteles de la ciudad han empezado a colgar el cartel de "completo"

Actualizada Sábado, 15 de marzo de 2008 - 12:40 h.
  • AGENCIAS. Valencia

Las fallas infantiles, unos catafalcos en los que tienen cabida la magia, las fábulas y los problemas que más preocupan a los niños, han abierto esta mañana la semana grande de las fallas de Valencia, una ciudad que aparece ya invadida por decenas de miles de turistas. La coincidencia de las festividades de Fallas y Semana Santa ha permitido la llegada masiva de visitantes de todas los puntos de España que, con un plano en una mano y una cámara fotográfica digital en la otra, tratan de captar las expresiones jocosas de los "ninots" (figuras satíricas que integran una falla) y la vistosidad de la indumentaria tradicional.

Los hoteles han comenzado ya a poner el letrero de "completo".

Con el alba se han terminado de plantar las 386 fallas infantiles de la ciudad y a las ocho de la mañana los niños y niñas de cada comisión han protagonizado la primera "despertà", con el disparo de cohetes (trons de bac y masclets) para anunciar al vecindario, mediante el ruido de la pólvora y los compases de la música, que la fiesta ha comenzado.

La temática de estos monumentos abarca desde los cuentos tradicionales a los que se les ha cambiado el final, a cuestiones relacionadas con el medio ambiente, una visión jocosa de los grandes inventores, la música, la gastronomía de las abuelas, el mundo del cómic, las mascotas, las relaciones con los padres y aspectos relacionados con la propia fiesta fallera.

Los 386 catafalcos infantiles han costado este año 2,10 millones de euros. Aunque los monumentos no pueden superar los 3,5 metros de altura, los 18 encuadrados en la Sección Especial son los de mayor presupuesto, con precios que oscilan entre los 180.000 y los 19.200 euros.

Con el arranque oficial de las fallas, Valencia se convierte en una ciudad sitiada por las fallas: 772 catafalcos (386 grandes y otros tantos infantiles) y unas 250 carpas obligan, a partir de mañana, a cerrar al tráfico cerca de 500 calles de la ciudad, además de todo el centro histórico y comercial.

La consecuencia es un caos perfectamente organizado (con vallas que impiden circular y señales provisionales de prohibido el paso), en el que el conductor no debe extrañarse si, circulando correctamente por una calle, llega un momento en que no puede continuar ni hacia delante, ni hacia la derecha ni hacia la izquierda. La valla colocada por la comisión fallera le obligará a dar marcha atrás (o ir en contra dirección durante unos metros) hasta volver a una zona de libre circulación.

A las habituales molestias de la circulación rodada, este año se unen las huelgas de los autobuses y el metro durante las fallas, que complican todavía más la movilidad urbana, aunque el suburbano ha logrado establecer unos servicios mínimos del 90 por ciento, con lo que pretende mitigar el impacto de los paros.

Muchas de las expresiones falleras se han convertido, con el crecimiento espectacular de las últimas décadas, en "mentiras piadosas", ya que la semana fallera son en realidad cinco días (del 15 al 19 de marzo), pero las actividades lúdicas de las comisiones ya comenzaron un semana antes, como mínimo.

La plantà de las fallas grandes se tiene que realizar, oficialmente, en la noche del 15 al 16 de marzo, aunque eso ha pasado ya a la historia y los monumentos, sobre todo los de sección especial, han empezado a erigirse cinco o seis días antes, ya que, por sus grandes dimensiones, exigen un complicado proceso de instalación.

Los nuevos tiempos no alteran las tradiciones y menos si tienen que ver con la gastronomía. Esta noche, en todas las carpas y casales (sedes de las comisiones falleras) se celebrará el "sopar de la plantà", una cena a base de embutidos con all-i-oli, habas fritas, lomo con tomate, esgarraet (pimientos asados con bacalao), tortillas de diversas clases y otros productos típicos, regados con vino de la tierra y cerveza.

Una vez terminada la cena, los falleros y falleras, con pantalón vaquero y blusón de faena, colaborarán con el artista fallero colocando las últimas escenas y el césped que adornará el contorno del catafalco.

Con estos últimos retoques, las fallas quedarán listas para que las visite el jurado y la ciudad comenzará sus cuatro días grandes de la fiesta de las fallas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra