Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Lhasa permanece militarmente ocupada

Las autoridades impusieron el toque de queda tras los disturbios

Actualizada Sábado, 15 de marzo de 2008 - 11:22 h.
  • AGENCIAS. Pekín (China)

Lhasa era hoy una ciudad bajo el toque de queda patrullada por todo tipo de vehículos militares chinos y donde, en medio de una tensa calma, continuaban de forma esporádica escuchándose disparos, según fuentes de la capital tibetana. "Tras la rabia y violencia de ayer en la que fueron incendiados y saqueados más de 25 comercios de chinos de etnia han (inmigrantes en busca de negocio), hay un gran despliegue militar y policial y pensamos que ahora comenzará la búsqueda casa por casa de los manifestantes", dijeron las mismas fuentes.

Las mayores protestas de las últimas dos décadas "en las que no se vio participar a un solo chino de etnia han", coinciden con el 49 aniversario de la salida al exilio de su líder espiritual, el Dalai Lama, que se vio forzado a ello el 17 de marzo de 1959, tras los enfrentamientos que originaron unos 90.000 muertos sólo en Lhasa.

En esa capital hay a menudo pequeñas manifestaciones de tibetanos que se sienten discriminados, según las fuentes, pero en esta ocasión fue al parecer, la muerte de un monje en las protestas del pasado día 10 (en las que hubo 15 detenidos), lo que prendió la mecha.

La población tibetana comenzó a lanzar piedras contra la policía pidiendo la liberación de los detenidos y "muchísimos civiles y monjes se unieron haciendo sentir el descontento general por la falta de empleo, una sanidad carísima y una imparable subida de precios", manifestaron las fuentes.

Agregaron que fueron las Fuerzas Armadas chinas las que utilizaron las armas para contener las protestas "pues felizmente los tibetanos cuentan solamente con piedras y palos, si no esto sería una matanza".

"El toque de queda nos impide salir a la calle desde primera hora de la tarde de ayer, al menos a quienes vivimos en el centro. Yo intenté salir y la policía me invitó a regresar a mi casa", añadieron las fuentes, que no quisieron ser identificadas.

"Ahora pudiéramos haber entrado ya en la fase de la represión individualizada", destacaron.

Algunos extranjeros que trabajan desde hace años ayudando a la población en la zona, permanecían hoy en la reclusión obligada del toque de queda, sin internet que les permita comunicar con el exterior y tratando como pueden de auxiliar a heridos o a chinos "han" presos de pánico tras lo sucedido ayer.

En Pekín, la censura total impide saber lo que sucede en Tíbet ni por televisión, ni por Internet, pues no se abre ningún portal que mencione ese nombre.

Las peores protestas antichinas de las últimas dos décadas son reconocidas por la agencia oficial Xinhua, con la confirmación de la decena de víctimas mortales "comerciantes".

La fuerte censura impide también ver cualquier imagen china de la policía golpeando o deteniendo o de los vehículos militares que toman la ciudad.

El corazón histórico tibetano, donde está el templo Jokang simbólico del budismo, y sus alrededores, donde ayer los manifestantes tibetanos prendieron fuego a más de la mitad de las tiendas de chinos de etnia "han", sigue sitiado.

"Tanta fue la ira antichina que también ayer prendieron fuego a la mezquita que se encuentra en el mismo centro histórico. Lo curioso es que no se vieron vehículos de bomberos", añadieron las fuentes.

"También compañías de telefonía móvil de China fueron objeto de ataques", dijeron bajo condición de anonimato.

Otras fuentes contactadas en Tíbet destacaron que los disturbios se produjeron en la capital, Lhasa, y en el norte de la Región Autónoma.

"Es muy peligroso. No sabemos cual será el resultado", agregaron.

Las embajadas de la UE en la capital china no consideran necesario advertir contra los viajes al Tíbet porque la violencia parece estar bajo control.

Ante la fuerte censura y la presión internacional hacia los Juegos Olímpicos en Pekín se recuerda que la rebelión de 1989, que dejó varias decenas de muertos, llevó al Gobierno chino a declarar la ley marcial durante 13 meses.

Por aquel entonces, el actual presidente del país, Hu Jintao, era secretario general del Partido Comunista de China (PCCh), la máxima autoridad en Tíbet.

Un portavoz oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores dijo esta semana en Pekín que la situación estaba controlada y que las protestas eran una "argucia estúpida" del Dalai Lama.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Estoy de acuerdo con las manifestaciones pacíficas, pero creo que se está usando la violencia para deterirorar los juegos olímpicos. De cualquier manera, en toda protesta, no está justifada ninguna muerte, tanto por parte de los manifestantes tibetanos contra los comerciantes chinos como de la policía contra los manifestantes.Javier
  • Por qué no interviene aquí el Tío Sam. Claro, en Irak había petróleo y éstos sí que tienen armas de destrucción masiva. Yo a USA la veo como el abusón de 15 años que se envalentona con el crío de 10 años y que le pone a caldo, pero con los de su edad y estatura se achanta y los evita.GORRITXO
  • Tibet libree!!!!julio

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra