Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

Iglesias a base de reciclaje

Antonio Garciandía, un sacerdote de Azagra de 75 años, ha construido 7 templos y 6 capillas en los suburbios de Lima reciclando materiales como vidrios, vallas publicitarias o tuberías de oleoductos

Actualizada Martes, 11 de marzo de 2008 - 02:41 h.
  • MARTÍN RUIZ . PAMPLONA.

VALLAS publicitarias de candidatos electorales, vidrios desechados por sucursales bancarias, tuberías de oleoductos abandonados... Todo tiene utilidad cuando se lo encuentra Antonio Garciandía Gorriti y decide emplearlo como paredes, ventanas o columnas de iglesias. Este sacerdote, nacido en Azagra hace 75 años, lleva 33 en América y tiene a su cargo 300.

000 almas, distribuidas en siete templos y seis capillas levantadas en la última década por los propios feligreses con "material reciclado". Están en los barrios más pobres de la capital peruana. Son los conocidos como "Pueblos Jóvenes", asentamientos recientes de viviendas generalmente a base de casetas de cañizo, chapa, plástico y otros materiales precarios, edificadas sobre terrenos arenosos.

"Esta zona es de extrema pobreza, no tenemos agua ni luz, y la iluminación de las iglesias a veces sólo es posible con baterías usadas de automóviles", asegura el sacerdote, quien construye utilizando "lo que sobra" junto con sus colaboradores, entre los que están los también misioneros navarros Jesús Zozaya, que es ingeniero, la pedagoga María Rosa Costa Catalá, y el sacerdote de Corella Jesús Navascués. Pero lo principal es la mano de obra: "La gente siente los templos como suyos, como su propia casa, y enseguida se presta a colaborar".

El método

Lo primero es "recoger material abandonado y desechado". Para ello, varias personas suelen recorrer con camionetas las diferentes zonas de Lima. Después "se adapta y prepara el material para que sirva para la construcción de un edificio. "Hay que pulirlo, cortarlo, doblarlo, etc", explica el párroco, "por eso, contamos con nuestros propios equipos de arenado, soldadura, oxicorte... que también nos han donado algunas empresas". Luego "hay muchos profesionales que nos ayudan desinteresadamente y comprueban que la construcción cumple la normativa eléctrica, de fontanería, de estructura...", comenta.

"Lo que nos ayuda a construir casi sin recursos es que no compramos ningún material, el trabajo es económico y hay empresa y profesionales que colaboran", apunta Garciandía, quien se encuentra estos días tratándose un tumor en el Hospital de Navarra.

Por ejemplo, el templo de Santa Rosa tiene capacidad para 800 personas sentadas y un local parroquial que hace de centro de día para niños con síndrome de down y daño cerebral. Su construcción costó, en 2005, el equivalente a 70.000 euros, la mayoría invertidos en dar empleo ocupacional a cerca de cien personas de la zona durante 8 meses: "La mayoría eran mujeres y jóvenes, que además aprendieron un oficio. Ahora muchos están agrupados en micro empresas y trabajan en otras zonas".

Entre los proyectos puestos en marcha por el sacerdote navarro en el Cono Norte de Lima están también un centro de formación en especialidades, en el que 500 personas aprenden oficios como corte y confección, fontanería, electricidad, carpintería, cerámica artística, bisutería..., y la "Escuela de Pymes", cercana a la parroquia de Santa Rosa, donde se promueven micro empresas. "Las personas van encontrando un sentido a su vida a través del trabajo y el encuentro con Jesucristo", expone Garciandía. "Reciclamos materiales , pero sobre todo se recicla la vida de las personas, que es de lo que se trata".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • La personas necesitan templos, estoy convencida de ello. Llámalas iglesias, mesquitas, sinagogas u de otra manera. Construir unas no excluye construir también otras. Personas como Alberto y Javier podrían trabajar mano a mano para ayudar a otros de conseguir las dos si podrían hacer un pequeño ejercicio de humildad y olvidarse de criticar al otro.una que mantiene su credo en privado
  • Una labor estupenda en el nombre del Señor. Cuánto bien hacen las misiones cristianas.Eduardo
  • Alberto y su amigo el cristiano alternativo forman parte de ese enorme olectivo de personas que desde la incultura se fabrican una cristiandad a su medida, decidiéndo ellos mismos "esto sí", "esto no". Quizás no os habéis parado a pensar que cientos de personas en Lima ahora conocen el inmenso amor de su Padre celestial y viven felices en sus miserables poblados. Por si no conoces la labor de los misoneros CRISTIANOS te diré que dan su vida por el evangelio, por llevar la buena notica a los que no la conocen ¿Todavía no os habéis dado cuenta de qué es de lo que realmente carece el mundo? Para construir viviendas, al parecer, ya estás tú y tu grupo de voluntarios en Pamplona Alta. Ah! y antes de escribir nada, por favor, leed. Informaos un poco.Javier
  • Enhorabuena por la labor de la Iglesia, la que se sabe y la que se realiza en silencio dia a dia, y que no se puede criticar porque es muy dura, que ni lo sabemos lo que es vivir en extrema pobreza. Todos con la IglesiaAdelante Iglesia Católica
  • Pues en vez de iglesias podía construir viviendas. Dios no necesita más templos. En esa zona de Lima hay un barrio que se llama Pamplona Alta, la gente vive en una especie de barracas hechas con cañizo y techos de bolsas de plástico. Es curioso que los únicos edificios sólidos sean un convento de monjas y la Iglesia. Se necesitan viviendas, no Iglesias. Ya está bien de confundir los objetivos. Hacer Iglesias no es ser solidario.Alberto

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra