Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TOROS/VALENCIA BARQUERITO

El tesoro de Fuente Ymbro

Actualizada Martes, 11 de marzo de 2008 - 04:00 h.

L A novillada que Ricardo Gallardo (Fuente Ymbro) echó en Castellón hace dos semanas fue notable. Ésta de Valencia se le pareció. Sumó más el conjunto de Valencia, casi un pleno. Se dejaron todos. Ni primero ni cuarto llegaron a provocar a Cayetano García, torero de la tierra y el de cuota obligada en las novilladas de feria. Ni puesto, ni sin poner. Ni dispuesto, ni preparado. Estático y fláccido, inerte como un jarrón. Los dos novillos se le fueron tal cual.

El primero le levantó los pies del suelo. En un descuido. Del novillo. El cuarto le estuvo invitando a todo con la mirada y la postura. Mucho rato pasó Cayetano con el toro. Ni buen rato ni malo. Sin darse ni conversación. No se ve futuro. Ni horizonte.

Tres puyazos cobró un segundo toro llamativo por su galope, su forma de rematar y su prontitud. Enterró los pitones después de un quite, se quedó sin impulso en otro, escarbó antes de banderillas, se dolió, salió algo mugidor y, sin embargo, tuvo motor y música. Brindó al público José Manuel Mas, que debutaba en Valencia. Torero nuevo y preparado. Sólo discreto el resultado. No sólo por no rematar con la espada. Sino, sobre todo, por dejarse sentir más tenso de lo que conviene. Le costó llegar en serio al tercer muletazo, y eso que los pegó en línea. Gacho, astifino, colorado, el quinto novillo vino a asentarse, pero a repetir con viveza. Por abajo lo sometió Mas para templarlo en una tanda poderosa, la mejor de una faena recargadilla de gestos, de mucho perder pasos, de torear por fuera. Una estocada rápida. La única oreja de la tarde. Facilita.

Nuevo en Valencia era también Miguel Tendero. El lote menos propicio . Un tercero que imponía un poco. Y un sexto de embestida franca pero no tan descolgada como la de los demás. A este sexto lo escupió Tendero con el capote y lo toreó de muleta tan en corto que el toro dio síntomas de asfixia. Al tercero le pegó al ralentí medios muletazos de buen compás. Hubo desplante a cuerpo limpio, frontal y a pie, arrojando las armas. Pero no se trataba de eso. Monótona la faena. Como si se cansara el torero. O no se le ocurriera nada.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra