Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LA JORNADA

Un día en las urnas

La jornada electoral transcurrió sin incidentes relevantes, con anécdotas simpáticas en pequeñas localidades y con una noticia triste: la muerte por infarto de dos ciudadanos que acudieron a votar.

Actualizada Lunes, 10 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • EFE. MADRID

LA normalidad fue la tónica habitual de la jornada electoral. La casi totalidad de colegios abrieron y cerraron con normalidad. Como siempre, hubo algunos retrasos por la ausencia de presidentes o por problemas con el censo o las papeletas.

Así pasó en Lanzuela (Teruel), con 23 habitantes censados. La Guardia Civil tuvo que presentarse en la casa del presidente de la mesa porque se había quedado dormido. Sin embargo, él aseguró que se había retrasado porque había viajado desde Zaragoza, donde reside habitualmente. "Somos pocos y nos toca a los mismos de siempre", lamentó.

Una situación peculiar también se dió en Illán de Vacas (Toledo), donde los tres electores censados eran al mismo tiempo el presidente y los dos vocales de la mesa electoral. Estos tres ciudadanos, todos con algún parentesco familiar, pasaron la jornada "oyendo la radio, haciendo entrevistas con los periodistas o jugando al dominó", explicaron, hasta que al filo de las ocho de la tarde se decidieron a ejercer su derecho al voto.

Pero la jornada también tuvo su lado triste. Dos ciudadanos fallecieron por infarto en sendos colegios electorales. Una anciana de 89 años se sintió indispuesta cuando esperaba su turno para votar en el colegio San Alberto Magno de Madrid. Agentes de la Policía Nacional intentaron reanimarla, pero falleció minutos después. Una hermana que le había acompañado tuvo que recibir asistencia psicológica. En Valencia, una hombre de 77 años falleció cuando abandonaba el instituto donde acababa de votar.

En Pradejón, falleció el pasado martes Julia Miranda, conocida como la abuela del PSOE de La Rioja, con 101 años, y que había ejercido el voto por correo. De acuerdo con la normativa, la mesa de su colegio electoral debía decidir si admitía su voto como válido o si, por el contrario, consultaba con la Junta Electoral Provincial de La Rioja para que sea ésta la que decida.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra