Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA DEPORTE

El adiós más emocionante de El Chino

Más de 3.000 personas, la mayoría de ellas muy jóvenes, presenciaron el brillante colofón a 18 años de dura carrera

Actualizada Lunes, 10 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • SANTIAGO ZUZA . PAMPLONA

Faltaban 15 minutos para las once de la noche del sábado y la campana sonaba por última vez para Ignacio Sánchez, El Chino. Era su último combate, el de la despedida, con el título de Campeón de Europa de lo supermedios en juego por primera vez para el navarro.

El pabellón Anaitasuna, lleno hasta la bandera con más de 3.000 espectadores, esperaba una despedida triunfal del púgil navarro después de 18 años de brillante carrera. Enfrente, el italiano Stefano Paone.

La pelea duró sólo un asalto, el tiempo que tardó El Chino en asestarle un tremendo croché de izquierdas y partirle la nariz a Paone. El italiano se resistía a dar la pelea por perdida, pero el médico examinó su nariz y no le permitió seguir peleando. El Chino, que nunca ha sido un boxeador que haya hecho demasiado daño con las manos -su punto fuerte siempre fueron las piernas- se lució como nunca. "Ha hecho una finta como si le fuese a golpear abajo con la mano izquierda, su rival ha bajado un pelín la derecha y El Chino ha aprovechado para darle un certero golpe con la izquierda", recordaba Joxe Vicente Egúzkiza, su inseparable entrenador, minutos después del combate.

Muy pocas veces, en sus 18 años de carrera, el navarro ha podido acabar un combate en el primer asalto. "Sólo recuerdo una vez en Santander -explica Egúzkiza- cuando se enfrentó a un boxeador de 190 centímetros. Ignacio todavía no era conocido. Recuerdo que le metió una patada tremenda en la cabeza y lo tumbó".

El Chino se sacó así la espina de lo ocurrido el 10 de noviembre de 2007. Entonces estaba en juego el campeonato Mundial y El Chino cayó en el primer asalto ante el ruso Tamazaev. Ese combate dejó marcado al púgil navarro, que durante los últimos meses había preparado a conciencia el combate del sábado. No quería fallar y no lo hizo. Por eso, quizá estuvo demasiado nervioso durante las horas previas a la pelea. "Le he visto nervioso pero con muchas ganas", reconocía Egúzkiza.

Tras la dureza del combate, la emoción y el contraste que sólo un deporte tan duro como este puede dejar. Mientras de la nariz de Paone brotaba la sangre, los ojos de El Chino se llenaban de lágrimas. El pabellón, puesto en pie, tributó la última ovación de su carrera deportiva a quien ha sido uno de los iconos del deporte navarro en las últimas dos décadas. Llegaron entonces los homenajes, de su familia, de sus amigos, del Ayuntamiento de Burlada y de su entrenador, Joxe Vicente Egúzkiza. Primero le colocaron una txapela, le entregaron una foto de su hijo que exhibió orgulloso, una placa, un ramo de flores y el cinturón de campeón mundial. Desde que perdió ese título el pasado mes de noviembre, la pared de la casa de El Chino tenía un hueco que le recordaba la derrota cada vez que lo veía. Por eso, Egúzkiza quiso tener ese detalle con "quien ha sido como mi hermano durante todos estos años". Habló con la federación internacional, que no puso ningún obstáculo, y le fabricaron el cinturón que ha conseguido ganar en ocho ocasiones.

Tras los últimos aplausos se apagó la luz en Anaitasuna y la carrera de Ignacio Sánchez terminó para siempre. A partir de esta misma semana empezará a dar clases en el gimnasio junto a Egúzkiza, lejos de los focos y del protagonismo. El Chino dejará de ser un personaje casi de leyenda para convertirse en Ignacio, a secas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra