Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JOSÉ IGNACIO ARRIBAS PRESIDENTE EN NAVARRA DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS VASCO NAVARRO

"En Navarra somos muy exigentes y tenemos un nivel de calidad y acabado muy alto en la vivienda"

Actualizada Domingo, 9 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • TEXTO GABRIEL ASENJO FOTOS JOSÉ ANTONIO GOÑI

Patrón de yate sin barco, se declara urbanita -sin ese - pese a unavocación apasionada por navegar y por la montaña, y pese a que lo suyo es el urbanismo. No le va lo de urbe grande, soledad grande. Al contrario, es de los que considera que el verdadero objeto de la ciudad debería ser el de enriquecer nuestras relaciones humanas. Piensa en el equilibrio como norma para que el edificio de la vida se sostenga armónicamente y como elemento capital de su trabajo, como balance y punto de encuentro entre el contenido y la forma, entre el volumen de la ciudad y el espacio abierto al horizonte.

José Ignacio Arribas, ante las nuevas instalaciones deportivas y plaza pública que ha desarrollado en Cordovilla junto con los arquitectos Ricardo Villar y Javier Suescun.

E N sus tiempos de bachiller en los Maristas de Pamplona empezó a considerar que el arte y lo práctico se dan cita en la arquitectura, aunque la ingeniería y la tecnología de comienzos del siglo XXI han dotado a su oficio de nuevas herramientas que, en ocasiones, estima, engrandecen más lo artístico y lo escénico que lo útil. Cuando a José Antonio Arribas Echeveste se le propone elegir entre estética y ética confiesa que las dos cuestiones forman parte de sus afanes diarios "personales y profesionales", aunque prefiere comenzar por la ética. Presidente de los novecientos profesionales afiliados en Navarra al Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro, observa cómo, en cada curso, se incorporan al mercado en Navarra alrededor de 40 titulados en una profesión que, afirma, deberá contemplar ajustes.

Se desacelera la carrera por construir. ¿Hay trabajo para todos en Navarra?

Pasamos de 11.900 viviendas visadas en el 2006 a 7.123 en el 2007. Me refiero a proyectos que han pasado por el colegio. Nuestra profesión estaba un poco acomodada a un nivel de encargos y, a medida que hay menos encargos, hay que hacer ajustes. Muchos de los que acaban no tienen posibilidades de montar un estudio y de desempeñar el oficio en los términos actuales. Cada vez observas más jóvenes cuyo objetivo es incorporarse al estudio de otro compañero. Piensan más en un régimen de asalariado por cuenta ajena. Pero una de las claves de futuro creo que está en dotar a los estudios profesionales de una estructura más empresarial, compleja y comercial como en los despachos de ingeniería.

Aparece en Occidente una demanda de rehabilitadores de cascos urbanos a causa de un regreso de habitantes a los centros de la ciudad. ¿Se detecta esa demanda y ese regreso en Pamplona?

Históricamente nuestro espectro de ocupaciones ha sido enorme. La titulación habilita para un montón de trabajos y los arquitectos siempre han hecho de todo. Siempre han hecho rehabilitaciones. En cuanto a ese regreso a las ciudades, sí que se observa. Y en mi opinión es un hecho deseable. No es un fenómeno masivo como fue el traslado al extrarradio, pero es deseable porque los cascos históricos y los primeros ensanches deben ser un patrimonio fundamental donde la gente se relacione y se desarrolle la actividad económica. Sería tremendo que, por la moda de ir a una pacerla, acabaran los cascos históricos deshabitados. Si el capital, en su conjunto, encuentra más interesante hacer urbanizaciones fuera que en potenciar los casos históricos, andamos mal.

Se empieza a cuestionar la proliferación de urbanizaciones en el extrarradio por un mayor gasto en gasolina y tiempo de desplazamiento, más consumo de energía, más de suelo, más aislamiento personal...

Un factor fundamental de sostenibilidad es el suelo como valor escaso y, por ello, el ocupar superficie en el extrarradio también significa consumir un bien escaso y difícilmente retornable. Apuesto claramente por la urbanidad. Soy un urbanita. Me encanta trabajar cerca de casa, ir paseando y tomar algo en la calle. Aunque si le decimos a uno de Madrid que ir a Mutilva es salir fuera, no lo entendería.

¿Medio ambiente y urbanismo son términos en conflicto?

No deberían serlo y, de hecho, las normativas de licitación se en encargan de que no lo sean.

¿Se extiende una mala conciencia de que estamos llenando de cemento el campo?

Es verdad que tenemos bastante campo todavía, pero no hay que perder de vista que es un bien escaso, y no sólo el suelo, sino el paisaje, porque nos encanta mirar desde la Media Luna hacia el norte y encontrar un paisaje lleno de verdes o pasear por la Cendea de Olza y encontrarnos con campos de cereal y vegetación. Y eso hay que preservar. En cualquier caso, el desarrollo de Pamplona, por esa estructura que tenemos desagregada, con cantidad de municipios, y cada uno con competencia urbanística, se ha producido como un desarrollo nuclear por zonas, pero no en una extensión de mancha, sino con unos verdes entre medio, con conexiones de paseos verdes y ríos y regatas que unen puntos que son de un valor grande.

Sin embargo, en ocasiones, da la impresión de que esos ayuntamiento parecen reinos de Taifas con polígonos industriales que se incrustan en urbanizaciones...¿A qué se debe?

Ese es el inconveniente que arrastramos en algunos casos, pero ahora tenemos los instrumentos necesarios con los Planes de Ordenación Territorial. Hoy hay una cultura de comarca en los ayuntamientos que antes no había. Ahora es rarísimo hablar con un alcalde que esté atrincherado en su feudo municipal. Ese crecimiento, algo descontrolado en algunos puntos, no ha sido tan mala noticia si somos capaces de reconducir un desarrollo que ha dejado resquicios verdes.

Calidad y crecimiento

Se tiene la impresión de que la bonanza económica no se ha reflejado en la calidad de la vivienda ¿Somos poco exigentes?

Creo que somos muy exigentes. En Navarra tenemos un nivel de calidad y de acabado en las viviendas muy alto. La carpintería de la ventana, el cerramiento exterior de la fachada, el bordillo de la acera, el pavimento de las plazas... A 200 y 300 km de Navarra no vemos esta calidad. Te encuentras con que la carpintería exterior o el parqué es el mismo en un bloque de vivienda oficial que en uno privado. Es algo que nos lo dice mucha gente de fuera.

¿Qué propone para la comarca de Pamplona? ¿Qué déficit encuentra?

En términos de equipamiento no encuentro ninguno. Lo que sí creo es que Pamplona es una ciudad que hubiera podido asumir un centro ferial, algo que mueve muchos recursos y personas, pero hay que ver también que posibilidades tenemos ante recintos feriales como el de Zaragoza y Bilbao. Tenemos una buena infraestructura hospitalaria, un buen esquema de espacios libres y de comunicaciones. Creo que estamos bien dotados.

Pese a las dificultades técnicas, en el caso de Pamplona, hay quien echa de menos una plaza de toros cubierta y multiusos como en San Sebastián o Zaragoza.

La obra tiene su complejidad en la propia estructura ya ampliada y pensada para otra cosa. No es de las cosas que veo como una necesidad grande. Por otra parte, existe el proyecto de un superpolideportivo que puede jugar un papel para ese tipo de propuestas que requieren gran concentración de gente.

¿Resulta necesaria una iniciativa como la Guenduláin capaz de albergar 40.000 viviendas?

Ese es un tema político. Hay 10.000 peticionarios de viviendas de protección oficial a los que no ha podido atender el Departamento de Vivienda y, por ello, el Departamento trabaja para producir vivienda de protección oficial. Sucede que los ayuntamientos de la comarca no han proporcionado suelo suficiente para construir vivienda pública y se piensa en un campo para construir vivienda pública. Creo que no es un buen mecanismo ir a colonizar un suelo vacante a una localidad únicamente porque, coyunturalmente, en el 2008, tenemos una carencia de suelo oficial. No debemos inventarnos una ciudad. Es una equivocación. Hay entornos como Galar, Berrioplano, Berriozar o Valle de Aranguren con terrenos vacantes como para poder soportar desarrollos importantes sin que ello distorsione el equilibrio de la comarca.

¿Qué nota concede a las nuevas expansiones como Bustintxuri, Rochapea o Mutilva?

Estamos cambiando el modelo. Es muy difícil trasladar a esos nuevos desarrollos urbanos toda la potencia y entremezcla de usos que tienen los cascos urbanos. Por más que hagas locales de planta baja, nadie te va a garantizar que se van a llenar de una actividad ciudadana. Cualquier desarrollo de extrarradio suele renunciar, hasta cierto punto, a tener los signos de identidad de la ciudad central, pero lo que se está haciendo, se está haciendo con mucha cabeza con suficiente dotación pública y espacio libre público bastante bien tratado con plazas y verdes bien concebidos. Lo que no van a encontrar es el bar entrañable del centro en el que te sirven el pincho de toda la vida. Creo que se está haciendo un urbanismo de categoría.

¿Cómo actuaría en el Casco Viejo de Pamplona?

Es complicado. La oportunidad que tienen los cascos históricos es mantener en su interior piezas de dotación pública con atractivo para el resto de la ciudad. Por ejemplo: una biblioteca, un paraninfo universitario - no toda la universidad- , algo que mueva desplazamientos de personas que utilicen un edificio. Lo que ha pasado en el Casco Viejo de Pamplona es que hemos perdido en su interior piezas rotacionales que muevan gente. Y la accesibilidad es básica. Y se han hecho calles rotacionales cómodas para los que vamos de fuera, ¿pero qué pasa con la señora que vive en un sexto piso y debe salir en coche? No es cuestión de rehabilitar fachadas sino actuar dentro. Pero, como cualquier otra operación, las operaciones arquitectónicas requieren un sustento mercantil. Si no hay un elemento de interés para los promotores para que acudan a hacer cosas, a puro dinero público y a pura subvención, se consigue únicamente el cinco por ciento de los objetivos.

¿El gran error de Pamplona fue no instalar la UPNA en el Casco Viejo?

No era factible al cien por cien. Una universidad necesita de espacios grandes y abiertos con edificios enormes de aularios y bibliotecas imposibles de encontrarlos en el Casco Viejo, pero no era imprescindible construir un campus centralizado. Sin embargo, dotaciones como el Rectorado o alguna pieza de la universidad podían haberse quedado en el Casco Viejo.

¿Cómo explica ese desfase entre la demanda de vivienda y las 20.000 o 30.000 viviendas vacías en Navarra?

Que los propietarios de esas viviendas vacías no han encontrado suficiente atractivo para ponerlas en el mercado del alquiler. En el País Vasco se está intentando llevar a cabo una legislación que intervenga en estos procesos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Por favor, sr. presidentente del COAVN, no sé como no se le cae la cara de vergüenza cuando dice las cosas que dice. Solo porque la justicia es todavía peor, más cara y más lenta que "sus" servicios. Sino se enteraría de las reclamaciones judiciales que tendría la pandilla de estafadores que actualmente se nutre de la necesidad de viviendas. ¡Dimíta ya!otra sableada más
  • Supongo que este señor es humorista. Cualquiera que tenga un piso se le saltan las lágrimas de la risa al oir este comentario sobre la exigencia y profesional.Un afectado
  • este señor tiene un morro que se lo pisa... y lo dice tan tranquilo. ŽHabrá sido exigente cuando le construyeron el chalet... Habitaciones enanas acordes con la idea de familia numerosa franquista. Puertas estrechísimas, metros y metros de pasillo inútil, materiales de baja calidad, nada de nada en cuanto al tema del aislamiento sonoro, en el interior de la propia vivienda y en relación a las adyacentes... ¿este señor nos compara con Grecia o con Alemania? ¿a qué se referirá cuando habla de "exigencia"?no te lo crees ni tú
  • Simuy exigentes, vosotros, ... a la hora de cobrar y sablear al personal, sin...vergüenzasAndrés
  • Para mi los constructores promotores de vivienda en Navarra son una cuadrilla de usureros y especuladores en grado causidelictivo, la calidad de la vivienda es pésima de autentica vergüenza, oyes hablar, la radio,mear... para mi son ustedes unos auntenticos ladrones... y unos jetas al afirmar lo de la "calidad"Honorio

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra