Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El PSOE revalida su triunfo, pero el PP acorta distancias

El PP experimenta un importante empujón y crece hasta los 154 diputados, siete más que hace cuatro años

Actualizada Domingo, 9 de marzo de 2008 - 01:10 h.
  • AGENCIAS. Madrid

Los españoles dieron este domingo al PSOE un respaldo suficiente para que José Luis Rodríguez Zapatero pueda gobernar una segunda legislatura, sustentado en un grupo parlamentario que crece en cinco diputados hasta los 169. Pero, con el 96,34 por ciento de los votos escrutados, el PP ha logrado reducir la distancia que le separaba de los socialistas: la formación que lidera Mariano Rajoy crece en votos y gana seis diputados, con lo que su grupo parlamentario tendrá 154 integrantes.

Es, en lo sustancial, la misma radiografía que dibujaron las urnas en marzo de 2004. Cuatro años después, tras la más agria y enconada legislatura que recuerda al etapa democracia, las dos fuerzas mayoritarias logran crecer, y lo hacen a costa del resto de las fuerzas políticas: los partidos nacionalistas experimentan un fuerte retroceso, sobre todo Esquerra Republicana de Catalunya, e Izquierda Unida se desploma y pierde el grupo que tenía en el Congreso.

Las décimas elecciones generales de la etapa democrática se celebraron sin incidentes dignos de mención, aunque los españoles acudieron a votar todavía aturdidos por el 'shock' del asesinato del militante socialista Isaías Carrasco, asesinado el viernes en su localidad de Mondragón (Guipúzcoa). La participación subió hasta el 75,34 por ciento, un índice muy similar al registrado hace cuatro años (75,66 por ciento), suficiente para satisfacer los deseos del PSOE, que desde el primer momento cifró sus expectativas de triunfo en el índice de participación.

Las empresas demoscópicas, por una vez, casi acertaron en sus pronósticos. La diferencia que separa a socialistas y 'populares' es de 3,6 puntos, menor a la que se registró en el 2004. Realizado el reparto de escaños, la distancia sólo se ha acortado en un escaño, ahora son quince. La legislatura que se inicia este domingo puede ser, por tanto, tan crispada o más que la anterior.

El PSOE se apunta la victoria con un 43,72 por ciento de los votos depositados en las urnas, que les dan 169 diputados, que son mayor apoyo para Rodríguez Zapatero que el que disfrutó en la anterior legislatura. Tras cuatro años de desgaste en defensa de asuntos tan polémicos como la reforma del Estado de las autonomías, la implantación de los matrimonios homosexuales o el fallido 'proceso de paz', el resultado de las urnas es un aval a la gestión realizada, pero obligará al líder socialista a revisar sus estrategias.

Enfrente, el PP gana tres puntos (40,13 por ciento de los votos escrutados) y crece en votos y en siete diputados hasta los 154 escaños. La dura y ácida oposición sin cuartel que las huestes de Mariano Rajoy han desplegado durante los últimos cuatro años les ha permitido mantener el incólumes el grueso de sus apoyos e incluso crecer, aunque no lo suficiente para evitar un nuevo gobierno socialista. Los 'populares' deberán decidir ahora como leen los resultados: si como la segunda derrota consecutiva de Rajoy o como un éxito por el crecimiento en votos.

Polarización

El muy alto grado de tensión que ha vivido la política española durante la pasada legislatura ha movilizado al electorado de los dos principales partidos. La más reñida y agria campaña electoral de la democracia, polarizada por los dos debates cara a acara mantenidos por los líderes de PSOE y PP, y el incierto resultado pronosticado por los sondeos borraron del espacio público al resto de las fuerzas políticas, que han terminado por verse castigadas en las urnas.

El primer damnificado es Izquierda Unida, que pierde un punto (cae al 3,86 por ciento de los votos), tres diputados y, con ellos, el grupo parlamentario propio. Gaspar Llamazares, que ya mostró durante la campaña su miedo al 'voto útil', fracasa en su intento de obtener un resultado que hiciera a la coalición socio imprescindible para gobernar y, por lo tanto, le otorgase a él un puesto en el Ejecutivo.

Crece el PSOE por el 'voto útil' que ha hundido a IU, pero también porque parte del electorado nacionalista parece haber optado por apoyar al PSOE frente a un PP que durante cuatro años ha hecho del 'nacionalismo españolista' una de sus banderas. De hecho, si el grupo parlamentario socialista crece es porque Cataluña y el País Vasco compensan la caída en Andalucía o Madrid. Los socialistas suben en las comunidades donde hay espacio nacionalista; el PP lo hace en aquellas autonomías sin fuerzas regionalistas.

El principal damnificado por esta situación es ERC, que pierde dos tercios de los votos obtenidos en 2004 y su grupo parlamentario de ocho diputados se esfuma: consigue tres, que se integrarán en el Grupo Mixto. En cambio, Convergencia i Unió (CiU) logró frenar su descenso, apenas perdió un punto en porcentaje de votos y conserva sus diez diputados en Madrid.

La formación nacionalista catalana se convierte en el socio ideal para que Rodríguez Zapatero apuntale la legislatura, una catástrofe para el gobierno catalán. José Montilla, pese a que el PSC ha obtenido un magnifico resultado (18 escaños de diferencia sobre el PP), se ve gobernando en coalición con dos cadáveres políticos, y frente a una oposición llamada a jugar un importante papel en Madrid.

En el País Vasco, el PNV sufre un fuerte correctivo en las urnas, que en esa comunidad han registrado uno de los índices de participación más bajos del país, y pierde un diputado; obtiene seis, por lo que formará grupo parlamentario, el cuarto del Congreso. Por su parte, Eusko Alkartasuna pierde la mitad de los votos y el único diputado de esa formación en el Congreso.

El Bloque Nacionalista Galego mantiene sus dos diputados, y Nafarroa Bai conserva el suyo. Coalición Canaria, por último, pierde un diputado y baja a dos tras la escisión que dividió al grupo en dos formaciones distintas. Y cierra el cómputo el escaño conseguido por Rosa Díez, cuyo nuevo partido, Unión Progreso y Democracia, entra en el Congreso.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra