Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

Tentadero en Mendavia a cargo de Simón y Urdiales

Fue el primer acto público organizado por la Federación Taurina de Navarra

Actualizada Domingo, 9 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • KOLDO LARREA. . MENDAVIA .

La Federación Taurina de Navarra, recientemente constituida, celebró ayer, por primera vez, una concentración de clubs, peñas y asociaciones en la plaza de toros de Mendavia. En total, acudieron tres centenares de aficionados provenientes de clubs como los de Pamplona, Tudela, Tafalla, Estella, Peralta, Sangüesa y San Adrián, de peñas como la tafallesa de Pablo Simón y de asociaciones como la pamplonesa de El Encaste.

Fue una jornada de hermandad con cierto carácter reivindicativo, ya que la plaza mendaviesa, llamada Cárcava Brava y de carácter privado, lleva unos años sin poder ofrecer festejos taurinos, debido a que, según la Administración, no cumple los requisitos para llevarlos a cabo.

Hay que recordar que la Asociación Taurina Nuestra Señora de Legarda, de Mendavia, cuenta con más de 2.000 abonados, de los 3.500 habitantes que tiene la población ribera, lo que la convierte en una de las mayores de Europa.

Buen ambiente

El programa previsto comenzó con la celebración de una misa a las 10.30 de la mañana. Una hora después se sirvió un almuerzo popular que dio paso al plato fuerte de la jornada, un tentadero con ganado de Navarra en el que intervinieron los matadores de toros Diego Urdiales, de La Rioja, y Pablo Simón, de Tafalla, además de aficionados como el pamplonés José Luis Esparza o el fiterano Eladio Yanguas.

Se probaron seis eralas de Ganadería Antonio Fernández, de Mendavia, que dieron un juego dispar. Este criador mendaviés, conocido como El Chula, creó su vacada en 2001 con reses de Esteniaga, a las que añadió el año pasado varios ejemplares de Ganadería de Pincha.

El más afortunado con el sorteo fue el espada riojano, al que correspondieron tres vacas que sirvieron para el toreo, sobre todo la primera, que embistió con nobleza y con la que pudo lucirse y demostrar su buen estilo. Peor suerte tuvo Simón, que sólo pudo dejar destellos en forma de buenos muletazos sueltos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra