Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TELEVISION

Eurovisión: más y más freak

Un pavo irlandés, una granja bosnia y un rapero senil croata: este año parece que todo es posible en el festival de la canción europeo, que no vive sus mejores horas

Actualizada Viernes, 7 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • EFE

ENTRE las habituales baladas clásicas y los ritmos discotequeros, el sector freak de Eurovisión sigue ganando adeptos, y a la final que se celebrará en Belgrado concurren, además de un pavo irlandés, una granja bosnia con gallo incluido, un veterano rapero croata y un grupo de piratas letones.

De los 43 países representados todavía no han concluido el proceso de selección Alemania, Suecia, Francia o España -que tiene entre los candidatos a rarezas como Rodolfo Chikilicuatre-, pero la muestra ofrecida por los ya confirmados para participar este año confirma que la corriente iniciada por el austríaco Alf Poier en 2003 tiene cada vez más tirón. Poier desplegó en Tallin, bajo el título de Weil der Mensch zählt (Porque el ser humano cuenta), cabezas de animales, melodías descacharradas y coristas gritonas que, sin embargo, obtuvieron un digno sexto puesto y sentaron un precedente que ahora exploran numerosos países.

Precisamente Austria se ha retirado de la competición aduciendo que el festival está politizado, aunque ese supuesto deterioro en el reconocimiento de la calidad musical cada vez da más carta blanca a los países para presentar candidatos que busquen el apoyo popular por motivos extramusicales.

Uno de los participantes más estrambóticos del esta edición viene desde Irlanda y es el publicitado pavo Dustin the Turkey, una marioneta que gluglutea la canción Irlande, Douze Pointe (nada menos que Irlanda, doce puntos).

Es la estrategia radical de un país que acapara el récord de victorias en Eurovisión -siete-, pero que radicaliza su apuesta tras quedar de farolillo rojo en Helsinki el año pasado.

Horas bajas para el festival

También con pico y con cabeza, pero además con cuerpo y con vida, un gallo pasea en el show que ha organizado el representante de Bosnia-Herzegovina, que con el pegajoso nombre de Laka fue elegido de manera interna por su país y sorprendió la noche del martes al presentar su canción Pokusaj (Intenta).

Con el hip hop pujando en las listas internacionales, Croacia ha decidido imitar a su manera este fenómeno y a uno de sus protagonistas, el superventas 50 Cent, pero con un anciano que, con el nombre de 75 Cents y junto a Kraljevi Ulice representa a su país con una mezcla de acordes balcánicos y rap titulada Romanca.

No del Caribe sino de Letonia vienen Pirates of the Sea, que despliegan un decorado y un vestuario digno del Capitán Garfio y sus secuaces con su canción Wolves of the Sea, que hermana como puede unas coreografías y ritmos discotequeros al estilo del grupo de los noventa Aqua con gritos de guerra pirata. En menor medida, también destaca el circo estonio de dos pseudopayasos llamados Kreisiradio con su tema Leto Svet, la Femme Fatal chipriota llamada Evdokia Kadi o el bielorruso Ruslan Alehno interpretando una canción titulada Hasta la vista.

Pero dado que Eurovisión vive horas bajas en popularidad y busca un nuevo público fruto de una nueva mentalidad y nuevos canales de difusión, todo puede suceder en Belgrado, tanto en las semifinales que se celebran el 20 y el 22 de mayo como en la final, el día 24. El festival, que mantiene a duras penas su antigua condición de fenómeno de masas, aspira ahora a convertirse en un fenómeno de culto, de referencia para las tribus cibernéticas o para amantes de los kitsch.

Así, este año los votos han afrontado nuevos derroteros, como la exitosa elección de España, que elige a su representante mañana, de popularizar la concurrencia a través del MySpace.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra