Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Rajoy: "Cuatro años más con Zapatero supone jugar con fuego en economía o inmigración"

Al candidato del PP no le importan demasiado lo que dicen las encuestas. No contempla otra posibilidad que la de ganar. Y cree que cuatro años más de Zapatero representarían un riesgo para España.

Actualizada Viernes, 7 de marzo de 2008 - 03:18 h.
  • ÓSCAR B. DE OTÁLORA . COLPISA. MADRID

Mariano Rajoy cree que ha engordado un poco en los últimos días de campaña. «La ansiedad. A veces comes demasiado». Este miércoles, en Gerona, respondía a esta entrevista mientras su pequeño grupo de asesores -entre los que se encuentra el ex ministro José María Michavila- le facilitaban datos de última hora como que «Obama también ha citado a una niña».

El aspirante, relajado, amable y con una sonrisa suave, está al tanto de la lesión de Messi en el partido del Barca contra el Celtic y de las portadas de periódicos catalanes. Al hablar de encuestas, comenta los datos como un alquimista que revisara una fórmula magistral. «No contemplo otra posibilidad que el éxito», asegura.

¿Cree que hay plazo suficiente para dar vuelta a la ventaja que las encuestas otorgan a los socialistas?

A lo largo de esta legislatura hemos perdido todas las encuestas. Sólo hemos ganado una. Y fue la única vez en la que todos los españoles fueron convocados a las urnas. En mayo del año pasado el PP ganó las elecciones municipales.

¿Y cree que su discurso está consiguiendo hacer mella en los indecisos?

Siempre hay indecisos y es imposible saber cuántos son. El voto del PP es muy fiel y el del Partido Socialista lo es menos. En las elecciones del 2004, los socialistas recogieron apoyos de muchas personas cuyo único objetivo era que, como consecuencia de lo de Irak, el PP dejara el Gobierno. Pero lo que yo digo a todas esas personas es que cuatro años más del señor Rodríguez Zapatero suponen jugar con fuego en temas como la economía o la inmigración. Y hay muchas dudas sobre su concepto de España. La elección no es entre derecha o izquierda, sino entre un Gobierno que dé seguridad y otro que actúe a golpe de ocurrencias.

¿Cambiaría algo del debate del pasado lunes?

No debería haber entrado en el tema de Irak y el 11-M. No creo que me haya perjudicado, porque todo el mundo conoce cuáles son las posiciones. La gente lo que quiere es mirar hacia adelante y no le gusta que se vuelva a utilizar este asunto. Pero es verdad que me quitó tiempo para hablar de otras cosas.

¿Una campaña tan centrada en señalar los errores del contrario le está permitiendo concretar todas sus propuestas?

Yo tengo que señalar los errores del contrario porque soy el aspirante. Pero creo que nosotros somos los que hemos hecho propuestas. He hecho un programa económico, he dicho lo que iba a hacer con el impuesto de la renta; lo que iba a hacer con el impuesto de sociedades; he hecho una apuesta clara en educación y he dicho lo que iba a hacer con las pensiones. Y he hablado de un gran objetivo. Hoy en España trabajan doce millones de hombres y ocho millones de mujeres y muchas de ellas no trabajan fuera de casa, no porque no quieran, sino porque no pueden. Voy a hacer un gran esfuerzo en materia de conciliación laboral. Creo que he presentado un programa en política exterior, en la línea de lo que hacen Merkel y Sarkozy.

¿Es posible recuperar los grandes consensos con Zapatero?

Ese tema es capital. Un país no puede vivir sin que sus habitantes estén de acuerdo en cuatro o cinco temas que son las reglas del juego. Es lo que se llamó el espíritu de la Transición. Eso se respetó hasta que llegó Zapatero. Y España no puede ser la consecuencia del pacto de un partido nacional y un partido nacionalista, por importante que sea. España tiene que ser la consecuencia de un pacto entre la mayoría de españoles y luego hay que intentar sumar al mayor número posible de partidos. La política exterior tiene que estar acordada y la política antiterrorista también. Lo estuvo y desgraciadamente se ha roto. Y hay un tema que me parece capital. Tenemos un buen modelo de sanidad y un buen modelo de pensiones, pero hay que pensar en el medio plazo. En los últimos cuatro años el Pacto de Toledo no ha sido convocado. En esos temas es preciso un acuerdo de los grandes partidos nacionales.

¿También en la reforma de la Ley Electoral?

Es imprescindible reformar la ley de las elecciones locales. No puede ser que personas que se han quedado a un escaño de la mayoría absoluta al final vean cómo la unión de tres o cuatro fuerzas políticas -vulnerando lo que es la voluntad de la gente- les deja fuera de la representación que se merecen. Con respecto a la Ley Electoral General me gustaría decir otra cosa. Yo lo que haré será encargar un informe a un grupo de expertos, les daré un año de plazo y lo llevaré al Congreso. No como Ley, sino como informe para que se debata. Y en este tema el acuerdo con el PSOE es imprescindible.

¿Ante el Plan Ibarretxe, cuál sería su fórmula si se vuelve a presentar?

Sólo le digo una cosa. Piense qué ocurriría en Alemania si Baviera anuncia que va a convocar un referéndum de autodeterminación. Sería una gran crisis nacional, pondría una espada de Damocles sobre la existencia de un país. Yo quiero decirles a las personas que votan al PNV que se lo piensen, porque se pueden meter en un callejón sin salida. Un Estado moderno, en el año 2008, no puede aceptar que eso se pueda celebrar.

Pero el lehendakari insiste en que sí es posible

Los gobernantes deben ser conscientes de las consecuencias de sus actos. Nadie tiene derecho a poner a los ciudadanos en una situación límite.

¿Sería partidario de recuperar la ley que consideraba delito convocar referendos ilegales?

Una ley que no lleva aparejada sanción, de ley sólo tiene el nombre. No sé si se debe considerar delito o que conlleve una pena de inhabilitación. Yo creo que habría que inhabilitarle para el ejercicio de un cargo público.

Si necesita el voto de los nacionalistas para gobernar, ¿alcanzaría pactos con ellos?

Si el señor Rodríguez Zapatero cumple su palabra y yo ganase las elecciones, en ese caso yo gobernaría. Él dijo que no formaría Gobierno si no vencía. Yo buscaría consensos con el PSOE y hablaría con todos aquellos partidos que compartiesen mi modelo de sociedad. Pero lo que no puedo hacer de ninguna manera es vulnerar la Constitución. En la Transición se hizo una cosa que era razonable y hoy Madrid, lo que llamamos Estado central, no gestiona más que el 20% del gasto público del total español. El nivel de descentralización de España es el más grande de Europa.

¿Para gobernar con los nacionalistas estaría dispuesto a retirar el recurso de inconstitucionalidad contra el Estatuto de Cataluña?

No. Yo creo que los catalanes quieren un Estatut que sea constitucional. Si yo retirase el recurso por una razón de esas características, mi credibilidad y fiabilidad como presidente del Gobierno serían cero.

¿Qué haría si cuando llega a la presidencia del Gobierno ETA le ofrece una tregua?

Lo mismo que hicimos en 1998. Decirle a los españoles: ETA nos ofrece una tregua. Hablaremos con el resto de los partidos y luego con ETA para decirle que no hay nada que hacer en el terreno de la política. La política la hacen los partidos y los ciudadanos, con el discurso y con el voto. Los terroristas pretenden hacer política matando. Y si negocias políticamente con ellos, estás convirtiendo el asesinato en un instrumento hábil para hacer política. Esto es inaceptable.

¿Cree que se puede recuperar el consenso antiterrorista?

Sí, por supuesto. Estos cuatro años han sido un paréntesis en la historia de los últimos treinta años.

El diálogo con la banda ha abierto una profunda brecha entre el Gobierno y los partidos, entre las propias víctimas... ¿Tiene arreglo?

Eso se arregla hablando con buena voluntad, con las ideas claras y no engañando. La gente puede pensar que yo exagero, pero es que Zapatero no sólo me mintió a mí, como jefe de la oposición, sino que mintió a todo el mundo. Un presidente de Gobierno puede equivocarse, puede tener ideas que no le gustan a la gente, puede meter la pata, pero tiene que tener credibilidad. A mí Zapatero no me genera ninguna fiabilidad.

¿Qué reflexión le merece la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que permite objetar en la clase de educación para la ciudadanía?

Me ha parecido un triunfo de las personas y de los que hemos defendido esta posición. Le voy a decir una cosa con absoluta franqueza. Todos en la vida tenemos nuestras prioridades, pero lo que más nos importa son nuestros hijos. Eso no es un acto de voluntad. Es un sentimiento inevitable. Y si hay algún derecho fundamental que tiene la gente es el derecho a elegir cómo quiere que se eduque a sus hijos. No hay ninguna Administración que pueda suplantar a los padres en una decisión tan importante.

Con respecto a la defensa del castellano, ¿cómo se defiende una ley que garantice su enseñanza en toda España si las competencias están transferidas a las autonomías?

Las competencias transferidas son las de gestión. Es necesario reconocer como un derecho fundamental la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos. Somos el único país del mundo en el que un niño no puede estudiar en su lengua materna. Imagínese que en Francia un niño no pudiera estudiar en francés. Es una cosa de ciencia ficción.

¿Qué hará si no gana las elecciones?

La verdad es que en este momento sólo pienso en ganar. No me he planteado qué haré si no las gano, pero no haré nada muy distinto de lo que ya hice en 2004, que fue ponerme a disposición de mi partido.

En España, el segundo mandato de un presidente siempre ha sido con mayoría absoluta. Si Zapatero no lo consigue, ¿lo consideraría un éxito?

No. Sólo considero un éxito ganar.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Por lo menos este Rajoy no da la impresión de que quiera someter al 50% de los españoles a la tumdra de la pobreza.Memoria socialista.
  • Amigo Rajoy contigo estoy. Eres tan sensato que sería una pena perder la oportunidad de que fueses nuestro presidente. La suerte está echada, veremos qué pasa ..... buenos días y buena suerte , como diría el cejas.Pepa

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra