Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JESÚS RUBÍ NAVARRETE ADJUNTO AL DIRECTOR DE LA AGENCIA DE PROTECCIÓN DE DATOS

"Las compañías de telefonía son las más denunciadas por uso fraudulento de datos"

El nuevo reglamento sobre Protección de Datos, que entra en vigor el 19 de abril, busca facilitar a los ciudadanos el ejercicio sus derechos ante la utilización de sus datos personales por empresas y compañías comerciales

Actualizada Jueves, 6 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • BELÉN ARMENDÁRIZ . PAMPLONA

Dar a conocer el contenido del nuevo reglamento de la Ley Orgánica de Protección de Datos a los profesionales y empresarios navarros es el objetivo que trajo ayer a Pamplona a Jesús Rubí Navarra. Adjunto al director de la Agencia de Protección de Datos, Rubí fue invitado por el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicaciones de Navarra y la Confederación de Empresarios de Navarra a una jornada en la que participó más de medio centenar de personas.

El nuevo reglamento, que fue aprobado en diciembre, entrará en vigor el próximo 19 de abril.

¿Cuál es el objetivo de esta nueva norma?

El principal es tratar de alcanzar mayores niveles de seguridad jurídica en el conocimiento y en la aplicación de la normativa de protección de datos. Con este objetivo, el reglamento incluye distintas políticas legislativas para facilitar el ejercicio de los derechos que reconoce la Ley de Protección de Datos.

¿Qué derechos son esos?

La ley reconoce a los ciudadanos cuatro derechos. Está el derecho de acceso, que consiste en poder conocer qué información hay sobre uno mismo en una base de datos. Existe el derecho de rectificación, para que esa información sea veraz y esté actualizada. También está el de cancelación, para conseguir que nuestra información no esté disponible en una base de datos. El cuarto derecho es el de oposición que se puede ejercer cuando una empresa usa datos tuyo que son públicos, como los que aparecen en las guías telefónicas, pero para otros usos. En esos casos, el ciudadano tiene derecho a oponerse al uso con fines de publicidad.

Introducir los datos suele ser más sencillo que cancelarlos. ¿El reglamento equilibra esta situación?

La nueva normativa trata de facilitar el ejercicio de todos los derechos. Estos derechos son personalísimos y, por eso, quien los ejerce tiene que conseguir identificarse de una manera razonable. Por eso hay unas reglas que tratan de acreditar que la persona en cuestión es la titular. Pero muchas organizaciones, públicas y privadas, tienen establecidos canales más flexibles para identificar a sus clientes, como es el caso de los servicios de reclamaciones o de atención al cliente. Por este motivo, el reglamento aclara que, cuando una organización dispone de este tipo de servicios, los derechos de protección de datos como la cancelación y la oposición también puedan ejercitarse por esta vía porque el problema de identificación ya está resuelto.

¿Cuáles son las quejas más frecuentes que recibe la Agencia?

La mayor parte de las consultas que recibimos se refieren al derecho de acceso y al de cancelación. Y también es así en la subdirección de Investigación e Inspección, que es la que tramita todas las denuncias de los ciudadanos. Esto lo que significa es que la principal preocupación de los ciudadanos es saber qué datos tiene alguien de ellos y conseguir que los elimine.

¿Existe algún sector donde se concentren más denuncias?

Los sectores donde ha habido más reclamaciones, más investigaciones, más inspecciones y más sanciones han sido fundamentalmente dos: el sector de telecomunicaciones y el de entidades financieras. En telecomunicaciones se han producido, sobre todo, como consecuencia de contrataciones fraudulentas o suplantaciones en la contratación de servicios o en el cambio de compañía operadora de telecomunicaciones.

¿Cómo obtienen estos datos?

Por lo general, un comercial llama a casa bien identificándose como alguien de la compañía a la que se está abonado o de otra empresa para hacerle un presupuesto mejor. El problema es que directamente da el alta al contrato, sin haber solicitado el consentimiento del abonado. Cuando recibe la factura y ve que le han cambiado de compañía, el titular no la paga y entonces le incluyen en un fichero de morosos. Hay ahí tres infracciones en cadena: la primera, la obtención fraudulenta de datos; otra, la infracción en el tratamiento de datos sin consentimiento de las personas por parte del operador; y otra que es contraria al principio de calidad de datos que es el haber incluido a una persona en un fichero de morosos sin que sea deudor porque no se ha cambiado de compañía. Esto ha llevado al sector de telecomunicaciones a ser el que más denuncias recibe por el uso fraudulento de datos.

¿Qué se puede hacer para evitar que nos llegue publicidad no deseada con nuestros datos?

Sobre todo, hay que tener en cuenta la letra pequeña de los contratos porque, normalmente, cuando se rellena un cupón o cuando se firma un contrato de adhesiones suele haber cláusulas que dicen que, si usted no dice lo contrario, autoriza el uso de estos datos con fines publicitarios. Ésa es una prevención que tiene que tener la persona. Pero, si no se ha dado el consentimiento específico para el uso de los datos, ese tratamiento es ilegal y hay que denunciarlo. De hecho, es algo frecuente y es uno de los sectores donde la Agencia detecta más infracciones.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra