Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EMILIO GARRIDO LANDÍVAR PSICÓLOGO

"Los políticos no tienen tonos de humor"

Emilio Garrido y el también psicólogo Javier Fernández, docentes de la UPNA, han escrito un libro sobre cómo afrontar el miedo a hablar en público. La obra se centra en los alumnos, pero Garrido no se olvida de la clase política

Actualizada Martes, 4 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • MARCOS SÁNCHEZ . PAMPLONA

Aprender a hablar ante la gente sin sentir ningún temor. Éste es el objetivo al que pretende ayudar el libro Hablar en público. Cómo afrontar el miedo a hablar en público: algunas consideraciones teórico-prácticas, escrito por el marcillés Emilio Garrido Landívar y el donostiarra Javier Fernández Montalvo. El primero es Doctor en psicología de la Salud y catedrático de Escuela Universitaria en la UPNA.

El segundo, Doctor en Psicología por la UPV y Profesor Titular en el Área de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico en la UPNA. El libro, un trabajo de campo, ha sido elaborado a lo largo de diez años de trabajo directo con alumnos de la UPNA y propone técnicas para enfrentarse a un grupo humano con sencillez, humildad y seguridad. Emilio Garrido dialoga en esta entrevista sobre la publicación (editadas por la universidad pública y a la venta por 15 euros) y la capacidad en la que se centra.

¿Todo el mundo vale para hablar en público?

Todo el mundo no tiene una capacidad innata como puede ser la inteligencia, pero sí se aprende a hablar en público. Lo que nosotros pretendemos con nuestros alumnos es que pierdan el miedo. Pueden tener un miedo de 1 a 10 dentro de una escala de evaluación que no consentimos que sea mayor a 6. Se puede aprender técnicas, sobre todo si uno está predispuesto.

¿Cuáles son las principales limitaciones?

El miedo es la más importante. La segunda, la sequedad de boca, que es un síntoma importante en determinados procesos de miedo escénico. Se les seca la boca, se les hace una especie de bloque paralizado o parexia, no pueden mover los órganos fonales y se sienten tan impotentes que no arrancan. Quien no arranca en los primeros segundos de la conversación, ya ha muerto, psicológicamente hablando. Otro problema importante es la tartamudez ocasional que genera tal estrés que bloquea la articulación y la lleva a un ritmo o más rápido o excesivamente lento. Hay un atropello de palabras.

¿Y la timidez?

Los que son tímidos no tienen por qué tener miedo escénico, pero son más propensos a hablar menos, aunque no peor. El tímido puede hablar mucho mejor que otro que es extrovertido.

¿Qué casos más extremos de dificultad para hablar ante público han detectado?

Los casos más extremos son los de aquellos alumnos que sufren un bloqueo absoluto. Se quedan mudos porque hay un bloqueo, una ceguera perceptiva y auditiva, y no ven ni al público. Hay a quien incluso le viene la regla, pocos se orinan encima y raro es el que eyacula. Son casos raros, pero los hay. Porque cuando se nos descompensa todo el sistema nervioso periférico, se desbarajusta todo el paquete intestinal.

¿Qué hay que hacer para superar el miedo escénico?

Lo más importante es hacer un trabajo sistemático y terapéutico, pero a su vez también es bueno hacer una serie de trabajos previos. Grabarse en casete y en vídeo para después oírse y verse, y autocriticarse para no cometer luego los mismos errores ante el público. También hay que trabajar la postura, el tono, el vocabulario, expresiones hechas como los refranes, los gestos y los silencios. Se cree que es mejor estar todo el rato hablando, como una cotorra, y no es así.

¿A qué se tiene miedo exactamente: a la masa de gente que hay delante, a que ésta le vea a uno ridículo?

Depende de cada persona. En las mujeres, el miedo es más al ridículo, el "no me va a salir bien, no estoy suficientemente preparada y meteré la pata", y a enrojecer. Les sube la tensión y la temperatura pero, aunque ellas se sienten así, nadie les ve rojas. Por su parte, los hombres tienen miedo al silencio, a quedarse sin palabras y no agotar el tiempo. Hay distinciones por géneros, pero al final el miedo escénico es una falta de interrelación con el grupo.

El libro que han escrito se enfoca hacia los alumnos. ¿Vale también para los políticos?

Sirve para todos. Es una pena que antes de las campañas electorales no haya alguien que dé cuatro consejos a los políticos sobre cómo se pronuncia un discurso. No se puede hacer lo que hacen algunos políticos muy cercanos a nosotros, que petardean y usan unos silencios extremadamente largos, que generan angustia y desazón en el público y no credibilidad. Zapatero, aunque conecta muy bien con un determinado público. Rajoy tiene un discurso mucho más agradable, ligero en el lenguaje, aunque en una tónica pesada, y gana mucho cuando está con un estrés fuerte. Pero, en general, los políticos no cuidan el lenguaje negativo y no tienen tonos de humor. Su único humor es porque son cínicos el uno con el otro.

Analice a los políticos-oradores de la Comunidad foral.

Miguel Sanz (UPN) es muy ribero, pero no lo hace mal. Patxi Zabaleta (NaBai) tiene un tono enorme de credibilidad y se mete donde quiere. A Ion Erro (IUN) le falta mucho rodaje, tiene un tono pobre e inseguro. Carlos Chivite (PSN), como Sanz, es ribero y suelta muchos latigazos. Y el más intelectual es Juan Cruz Alli. Cuando él sale de dar clases yo entro, y los alumnos se quedan enamorados porque tiene un discurso tan pausado y al mismo tiempo tan bello, con altos y bajos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra