Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TRIBUNALES

Condenado por grabar a su socia en el trabajo

El acusado dijo que colocó la cámara por seguridad, pero sólo grababa el lugar de trabajo de su socia

Actualizada Martes, 4 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • GABRIEL GONZÁLEZ . PAMPLONA

Un juez ha condenado al vecino de Pamplona Juan Carlos Murguia Alonso a un año de prisión y una multa multa de 2.160 euros por colocar una cámara sobre el puesto de su socia en una empresa en el polígono Talluntxe de Noáin. El Juzgado de lo Penal número 1 de Pamplona le ha condenado a esta pena por un delito contra la intimidad, y también le impone una multa de 60 euros por una falta de amenazas.

La sentencia recoge que el 29 de enero de 2006, a las 11 de la mañana, el imputado colocó en la oficina de la empresa un sistema de captación de imagen y sonido, ocultándolo en el techo de la oficina. La cámara estaba colocada justo encima del lugar donde desarrolla habitualmente su trabajo la socia mayoritaria de la empresa, "con quien el acusado mantiene tirantes relaciones", explica el juez.

Sólo grababa su puesto

La mujer descubrió la existencia de la cámara cuatro días después, por lo que avisó a la policía, que comprobó que el sistema funcionaba y que había grabado a la demandante. La socia puso una denuncia y el acusado, esa misma tarde, se personó en las instalaciones de la empresa y dirigiéndose a la mujer le dijo: "Os voy a dejar en la puta ruina, yo tengo un colchón y a mí no me importa. Ya he avisado a la Guardia Civil, cuidado con quemar la nave", recoge la sentencia.

El propio acusado reconoció en el juicio ser la persona que colocó la cámara, pero la explicación que ofreció, que la había puesto como consecuencia de varios robos que se habían producido en la oficina, "carece de sentido" para el magistrado. Y lo argumenta con el hecho de que la cámara no recogía imágenes de la totalidad del del despacho donde se encontraba situada, "sino, específicamente, de ese puesto de trabajo". Si la finalidad hubiera sido la seguridad, sigue el juez, la cámara se habría colocado "en otro lugar que permitiera grabar la totalidad de la estancia, siendo innecesaria la colocación de un micrófono para captar el sonido".

De la ubicación de la cámara también se desprende, a juicio del magistrado, que la intimidad de la denunciante resultó dañada. En ese despacho, la denunciante desarrolla habitualmente sutrabajo. "De esta forma, cabe afirmar que en dicho espacio se desarrollaban aspectos de la intimidad personal de la denunciante" , que se vio afectada por la conducta del acusado, vulnerándose la intimidad. El juez recuerda que para ello no es necesario que se produzca un descubrimiento de secretos, "siendo suficiente la colocación de artefactos destinados a vulnerar la intimidad".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra