Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El Parlamento chino inaugura su sesión anual con caras nuevas y la promesa de reestructuraciones

La reunión de este año durará dos semanas y en ella participarán cerca de 3.000 delegados

Actualizada Martes, 4 de marzo de 2008 - 12:51 h.
  • AGENCIAS. Beijing (China)

La Asamblea Popular Nacional, el parlamento chino, inaugura mañana una nueva sesión anual, que en esta ocasión servirá para realizar cambios en la cúpula ya previstos desde noviembre así como para aplicar importantes reestructuraciones en el Gobierno, con las que se espera mejorar su efectividad e impulsar su capacidad de decisión frente a los poderes provinciales.

La reunión de este año, que durará dos semanas y en la que participarán cerca de 3.000 delegados, marca el inicio de la segunda legislatura del presidente Hu Jintao, en la que el líder chino se esforzará por poner en marcha las políticas de crecimiento económico más equitativo y sostenible que defiende.

Por ahora, ya se sabe que el país contará con varios "súper ministerios", que englobarán, por ejemplo, las numerosas instituciones existentes en materia de transporte, salud pública o industria, y que ahora se solapan o incluso compiten para mantener sus competencias.

Liu Binjie, director de la Administración General de Prensa y Publicaciones confirmó ayer que el área de Transporte (que pasará a contar con su propio ministerio y presumiblemente incluirá también a los actuales ministerios del Ferrocarril y de Comunicaciones así como a las administraciones postal y de aviación civil) será una de las afectadas por las reformas.

Mientras Wang Xudong, ministro de Industria de la Información, corroboró también que su ministerio formará parte de otro nuevo ente que incluirá tanto a la industria como a la información así como a la Comisión de Ciencia, Tecnología e Industria para la Defensa Nacional y a la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma.

"La ventaja es que resolverá los problemas de control y reducirá la repetición de funciones. Además, facilitará la macro-gestión", declaró Wang.

El encargado de poner en marcha la reforma ha sido el considerado favorito del presidente Hu Jintao, Li Keqiang, y que se espera que sea designado primer viceprimer ministro tras las sesiones del Parlamento. Pero Li, según informa la prensa de Hong Kong, se ha visto confrontado con una importante resistencia por parte de los ministerios, por lo que los cambios no serán tan profundos como se había previsto inicialmente.

Retos de la Asamblea

Pero la Asamblea Popular Nacional tendrá que bregar también durante este año con retos urgentes como el control de la inflación: el IPC (Índice de Precios al Consumo) de enero creció en enero un 7,1%, la cifra más alta de los últimos 11 años, y se espera que en febrero y e incluso marzo la escalada de precios sea aún mayor, ya que es probable que los ciudadanos aún no hayan acusado totalmente las pérdidas que las catastróficas nevadas sufridas durante más de un mes en media China han supuesto para el país.

La Bolsa, mientras tanto, ha experimentado una caída de un 29% desde octubre, y algunos analistas han teorizado sobre una posible recesión en el gigante asiático tras la celebración de los Juegos Olímpicos de este verano y la consecuente fuga de capital extranjero, algo que economistas como el chino Lin Yifu, actual vicepresidente del Banco Mundial, han rechazado porque, argumentan, China cuenta con una economía mucho más potente que otros países que organizaron los Juegos y tiene frente a sí, además, numerosos proyectos para actualizar sus infraestructuras e industria.

"La situación económica, externa e interna, es compleja y cambia velozmente. (Pero) la principal prioridad de nuestra política monetaria sigue siendo el control de la inflación", comentó Yi Gang, vicegobernador del Banco Central chino, a la prensa tras la inauguración ayer de la reunión anual de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, órgano asesor chino sin capacidad de decisión que se reúne por las mismas fechas que el Parlamento.

"Deberíamos estimular la investigación y la previsión de precios en los mercados nacional y mundial, para así poder estar mejor preparados ante las fluctuaciones", declaró durante el mismo encuentro, según declaraciones recogidas por 'South China Morning Post', Zheng Zukang, decano de la Facultad de Gestión en la Universidad de Fudan, en Shanghai.

Rejuvenecer la cúpula del Gobierno

Además de la reestructuración ministerial y las necesarias medidas económicas, la asamblea de este año servirá para rejuvenecer y retocar la cúpula del Gobierno, tal y como se decidió el pasado noviembre, durante el congreso quinquenal del Partido Comunista Chino (PCCh).

Los puestos vacantes incluyen un vicepresidente (plaza que se espera que cubra Xi Jinping, quien sustituiría a Hu Jintao como presidente una vez finalizada esta legislatura), cuatro viceprimeros ministros, el consejero de política estatal y el ministro de Defensa, entre otros. Xi, a quien se ha puesto a cargo en los últimos meses de los preparativos finales de los Juegos Olímpicos, consiguió adelantarse en noviembre a Li Keqiang, el preferido de Hu, que tendrá que conformarse, cuando la actual generación de líderes se retire, con sustituir al primer ministro, Wen Jiabao.

Li compartirá el cargo de 'vicepremier' con Wang Qishan, ex alcalde de Beijing y al que seguramente le tocará gestionar las políticas económicas, además de con Liu Yandong, la única mujer 'vicepremier'. Y también se espera que se designe a algún ministro no perteneciente al PCCh como muestra de "democratización" del poder, tal y como se hizo en 2007 con el nombramiento de Wan Gang como ministro de Ciencia y Tecnología y Chen Zhu como ministro de Salud.

De repetirse la escena de ayer, durante el discurso inaugural de la Conferencia Consultiva Política, en la ceremonia de mañana podrían faltar representantes de las antiguas generaciones de líderes chinos, en una medida que se ha interpretado como una muestra de la sucesión de poder producida tras el congreso de noviembre.

Lo que sin duda no faltarán son miles de militares, policías (de uniforme o de paisano) y voluntarios en las calles de la capital. Beijing ha decidido tomarse estas dos semanas como un último ensayo general antes de las Olimpiadas de agosto. Según informó la agencia oficial Xinhua, los alrededores de la plaza de Tiananmen y el Gran Palacio del Pueblo, donde se reúnen los parlamentarios, están rodeados por más de un millón de voluntarios encargados de vigilar esquinas, paradas de autobús, y zonas residenciales cercanas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra