Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ALMUDENA DE ARTEAGA ESCRITORA

"Intento rescatar a decenas de mujeres olvidadas "

Desde que publicó su primera novela, "La princesa de Éboli", Almudena de Arteaga ha dedicado libros a personajes como La Latina, La Beltraneja, Catalina de Aragón y Leonor de Austria. Ayer habló sobre ellas en Pamplona

Actualizada Martes, 4 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • NEREA ALEJOS . PAMPLONA

Dice que cuando está escribiendo una novela, acaba tratando a sus hijas de "vos". Lleva once años recuperando la vida de mujeres a las que la Historia no les ha hecho justicia, entre ellas Leonor de Austria, La Beltraneja, Catalina de Aragón y Beatriz Galindo La Latina. La escritora Almudena de Arteaga (Madrid, 1967) retrató ayer a estas cuatro figuras -contemporáneas entre sí-en el Civivox de Iturrama, dentro del programa de actos del Día Internacional de la Mujer.

Un centenar de personas escucharon a Arteaga, que recibió el premio nacional de novela histórica Alfonso X el Sabio en 2004 .

Muchas veces a las mujeres poderosas se les recuerda con una imagen de conspiradoras, seductoras...

Las mujeres, cuando se sentían descontentas, no alzaban la voz, pero conseguían sus propósitos sibilinamente, a través de los hombres. En el caso de Beatriz Galindo, La Latina, resultó diferente, porque la que subió al poder fue Isabel la Católica. En la corte había cinco profesores de latín y la reina reivindicó que fuese una mujer quien se encargara de educar a sus hijos.

¿Cómo consiguió destacar La Latina?

Era hija de un hidalgo venido a menos, de los que se ponían migas de pan para parecer que habían comido. Al principio se sometió a la voluntad de sus padres metiéndose en un convento, como tantas otras mujeres a las que no sabían cómo mantener, pero en cuanto tuvo la oportunidad salió de allí. Consiguió llegar a lo más alto de manera autodidacta. Como vivía en Salamanca, una ciudad universitaria, tenía acceso a más libros que cualquier otra mujer que estuviese en una aldea.

¿Aprovechó su novela sobre La Beltraneja para tratar de hacer justicia histórica?

Sí. Dicen que a Isabel la Católica no llegaron a canonizarla por dos causas: por expulsar a los judíos de España y por cómo se portó con su sobrina y ahijada, Juana la Beltraneja.

La princesa de Éboli acabó recluida y declarada demente.

Era la cabeza de turco que tenía que caer por el asesinato de Juan de Escobedo, secretario de Juan de Austria. Ella conspiró con el secretario de Felipe II, Antonio Pérez, pero éste se escapó y además consiguió guardarse documentos en la manga para que implicasen al rey.

A Juana La Loca también la acabaron encerrando.

Creo que tan loca no estaba, aunque cosas raras sí hacía: salía en camisón lloviendo, no quería comer durante días...

¿A qué personaje le dedicaría su siguiente novela?

Intento rescatar a decenas de mujeres olvidadas. Después de que yo publicara La princesa de Éboli,han salido seis libros más sobre ella y ahora se está haciendo una película, aunque no tiene nada que ver con lo que escribí. Allí está la señora con el parche, pero ...

¿Por qué lo llevaba?

En mi novela lo achaco a que sufrió un accidente con un sable. Se ha llegado a decir que era bizca, pero no me lo creo, por muy presumida que fuese. Es indudable que jugaba con el parche, porque hasta se lo hacía con su propio pelo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra