Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JAVIER

Distintos medios y un mismo destino

Entre las miles de personas que peregrinaron ayer a pie hacia el Castillo de Javier, algunos prefirieron cambiar el modo tradicional de recorrer el trayecto. No hay reglas que impidan utilizar un sistema u otro, por lo que los participantes decidieron cómo realizar los kilómetros

Actualizada Domingo, 2 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • NOELIA GORBEA/MARTA OLCOZ . JAVIER

NO hay nada escrito sobre cómo llegar hasta Javier, desde dónde comenzar el trayecto o los motivos por los que realizar la Javierada. Los cerca de 6.000 peregrinos que marchan hacia la localidad guardan en sus mochilas promesas, ilusiones o recuerdos distintos. Ayer, durante toda la jornada se podía observar a caminantes, ciclistas, jinetes, minusválidos empujados por compañeros, usuarios de autobuses o conductores de distintos vehículos que circulaban hacia Javier.

Sobre la una de la tarde, los ciclistas Jon Catalán Jaso, Fernando Catalán Jaso, Toño Díaz Ibáñez, Richard Aldave Monreal, Javier Serralvo Gómez, Rafa Chica Castillo y Luis Durán Ortega llegaron a su destino. Los siete son compañeros de trabajo y decidieron pasar una mañana de ocio todos juntos. "Rafa iba a hacer el camino solo. Así que nos animamos y decidimos montar un plan todos juntos. Ahora nos van a venir a buscar y nos vamos a comer unos doce", comentó Jon Catalán.

Durante el camino, no faltaron caídas, algunas incluso con efecto dominó. Sin embargo, no todo fueron problemas ya que en las cuestas subieron con el viento a favor. Estos deportistas aguantaron el esfuerzo gracias a las barritas energéticas y al almuerzo en Monreal.

Jinetes especiales

La primera vez siempre tiene un sabor especial y Alex Jiménez Wiener y su hija, Leyre Jiménez, lo saben bien. Cabalgar hacia Javier fue una promesa que Leyre hizo a su abuela, quien falleció hace un año. Desde Aoiz, con "mucha ilusión" y un objetivo definido, trotan con calma hacia el Castillo de Javier. Leyre, de 15 años lleva desde los siete montando a caballo y "se defiende sin dificultad". Es la primera vez que esta joven peregrina hacia Javier, y lo hace con un motivo muy especial. Esta pareja de jinetes, naturales de Aoiz, emprendieron la marcha a las siete de la mañana. "Creo que alrededor de seis horas es una buena media para llegar", explicó Jiménez. El truco que Alex esconde para desprenderse de las posibles agujetas es beber coca-cola en abundancia.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra