Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PELOTA

Cuestión de peso específico

Olaizola-Mendizabal logran el primer punto de semifinales ante un Bengoetxea con temores

Actualizada Domingo, 2 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • L.GUINEA . PAMPLONA

Aimar Olaizola y Oier Mendizabal consiguieron ayer el primer punto de las semifinales por una cuestión de definición en el Labrit. El estreno de la liguilla no resultó excesivamente brillante, más bien gris, y fue el acierto a la hora de terminar el tanto adelante y atrás del delantero de Goizueta el que resultó determinante. Se impusieron 22-13 ante BengoetxeaVI-Otxandorena, que jugaron casi con tres manos y media en lugar de cuatro.

El leitzarra saltó con temores sobre el rendimiento de su hombro izquierdo, un factor que condicionó su juego y su efectividad en ataque.

A estas alturas del campeonato son los pequeños detalles los que inclinan la balanza hacia un lado u otro. Aimar y Mendizabal pusieron tierra de por medio de salida y con rapidez con un 9-3 que resultó determinante. Lo hicieron con un juego diferente a lo que habían hecho en los ocho partidos disputados hasta el momento.

Aimar escondió una dolencia

El sábado pasado, además de caer derrotados y tener que pasar un mal trago en el Labrit, Aimar Olaizola salió con un dedo de su zurda dañado, hinchado. Un problema que el delantero de Goizueta ha mantenido en secreto durante toda la semana, y que ayer condicionó de alguna manera su estilo de juego. Olaizola no se enredó adelante hasta la segunda parte del partido. Comenzó haciendo daño con el saque (a pesar de cometer una falta), y buscó castigar atrás a Otxandorena.

El goizuetarra estuvo bien resguardado por un Oier Mendizabal que estuvo mucho más seguro y sólido que hace una semana, pero que también tuvo una pequeña crisis (marró tres pelotas casi consecutivas) con la que Bengoetxea-Otxandorena tomaron vida y se acercaron hasta un 10-8. Pero una escapada del propio Mendizabal acabó por cortar la reacción. La pareja del campeón manomanista hizo la mitad del camino en 72 minutos, 329 pelotazos, sin excesiva brillantez, pero dando una sensación de gran efectividad y mayor solvencia que Oinatz y Otxandorena, para los que sumar un tanto al electrónico resultaba más que trabajoso.

Oinatz, limitado y con respeto

Oinatz Bengoetxea lo anunció el miércoles en la elección de material. Según los médicos, su hombro izquierdo estaba curado, pero el pelotari se sentía con los temores lógicos. El riesgo de recaída estaba ahí. El discurrir del propio partido fue confirmando sus sospechas.

Bengoetxea jugó ayer con una mano y media. Empleó su zurda pero con limitaciones. Tiró seis paraditas al rincón, ninguna fue tanto. Dibujó nueve ganchos, de los que sólo uno logró subir al electrónico e hizo cuatro sotamanos en ataque, con los que no sumó ningún tanto. El propio leitzarra tuvo que reciclar sobre la marcha su estilo de juego, y estuvo limitado. Iñaki Otxandorena, octavo partido y tercera pareja distinta, estuvo cumplidor pero en al menos tres pelotas la falta de entendimiento entre delantero y zaguero terminaron en error y tanto colorado. Pequeños detalles que cuentan y que suman hacia un lado o hacia otro.

Olaizola II-Mendizabal sumaron un importante primer punto por una cuestión de superioridad, de peso específico y calidad. Y eso también cuenta.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra