Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SUCESOS

Tropezar con un jabalí en la calle

La policía buscó al animal mientras el vecino acudía a Urgencias con esguince en la mano

Actualizada Sábado, 1 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • GABRIEL GONZÁLEZ . PAMPLONA

AYER por la mañana era el comentario más recurrente en el barrio pamplonés de Orvina: un jabalí se había paseado por sus calles durante la madrugada. Al vecino Juan Carlos Tapia Benavides, de 33 años, también le ocupó bastante tiempo el episodio del jabalí. En su caso, para explicar el esguince que tenía en dos dedos de la mano izquierda, y para avisar en el trabajo de que no podía ocupar su puesto de maquinista porque había tropezado al huir de un jabalí.

Sí, de un jabalí, tenía que repetir porque a la gente le costaba creer la historia que vivió la noche del jueves al viernes.

Pasadas las doce de madrugada, tras cerrar el bar Price, situado junto al parque de los Mundos de Orvina y que pertenece a su mujer, se dirigía a casa en compañía de un amigo. "Mi mujer se adelantó y nos quedamos los dos hablando. Miré hacia el polideportivo y le dije: "Mira, un jabalí". Y me contestó: "¿Un jabalí? ¿Tu estás loco? ¿Qué has fumado?".

Pero el jabalí apareció, unos metros más adelante, en la acera de enfrente, junto al polideportivo. "Estaba loco, como perdido", y cruzó la carretera hacia unos jardines de este barrio, situado junto a la Chantrea y próximo al Monte de San Cristóbal. El jabalí era "grande y gordo, de más de medio metro de alto", contaba ayer por la mañana en el bar de su mujer. "¿Habrá bajado de San Cristóbal?", se preguntaba.

"Todavía tiemblo"

Como el animal desapareció de su vista, su amigo se retiró a su casa y Juan Carlos Tapia, que lleva diez años en Pamplona desde que emigró de Ecuador, siguió caminando hacia la suya. Pero al pasar junto a los jardines, que le quedaban a su izquierda, pasó "con precaución y mirando por si aparecía el jabalí". Y justo cuando doblaba la esquina, lo vio en los jardines, a apenas unos metros. "Me vio y enfiló hacia mí. Empecé a correr, pero tropecé y me retorcí la muñeca", contaba. Cuando volvió a mirar atrás, el jabalí ya no le seguía, se había metido entre unas casas. Llamó a Policía Municipal, y varios agentes lo estuvieron buscando durante la madrugada. Con dos dedos muy inflamados, Juan Carlos Tapia fue a urgencias, de donde salió con la mano vendada.

Y ayer, mientras el barrio comentaba lo sucedido, Juan Carlos Tapia se recuperaba del susto: "Todavía me tiembla la mano. Hay que tener cuidado, fíjate si llega a salir un niño".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • lo que da a demostrar que las calles no se les cierran a nadie el ultimo siemple dicen que es el sereno esta vez fue la municipalcarlota
  • la zona esta cerca del mote ezkaba, podria ser que hubiera llegado de ahisatrus
  • yo creo ke iba con una castaña de co_oneseljabali
  • No me lo creo.Gorka
  • ¡Jod...!, la próxima vez que llegue tarde o lesionado a casa desde el bar, ya sé lo que le diré a la mujer...albergo

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra