Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Los primeros cuidados en ruta entre caminantes

EL GRUPO DE ANDOSILLA NO CONTÓ CON EL APOYO DE SERVICIOS SANITARIOS EN NINGÚN TRAMO DE LA ETAPA DE AYER DE 53 KILÓMETROS

Actualizada Sábado, 1 de marzo de 2008 - 03:59 h.
  • MARI PAZ GENER . FALCES

Los problemas en los pies, cansancio, ampollas y rozaduras fueron las primeras dificultades que tuvieron que salvar los peregrinos riberos. El grupo de Andosilla, integrado por 38 personas de diferentes edades, no contó con apoyo sanitario en ninguno de los 53 kilómetros que completaron en la primera jornada de su camino hasta Javier y que acabó en Lerga.

En Falces, donde habían parado para almorzar, uno de los integrantes del grupo de Andosilla, Pedro Gorráiz Murugarren de 44 años, fue uno de los que tuvo que afrontar las primeras molestias. El andolense, que se incorporó por primera vez a la marcha a Javier, vio como aparecían las primeras rozaduras tras los 16 kilómetros que duró su travesía por la sierra de Añorbe.

Después de almorzar junto al resto de sus 38 compañeros, Pedro Gorráiz fue atendido por su hermana Mª Pilar Gorráiz Murugarren a la entrada del bar de los jubilados. A su lado, en un banco, se encontraba Gregorio San Miguel Estella que también se había descalzado "para darle un respiro a los pies".

Mientras su hermana le curaba las heridas y le colocaba varias tiritas para que pudiese continuar con la marcha, Pedro Gorráiz comentó : "la verdad es que no me esperaba que me resultase tan duro con tan pocos kilómetros". Pese a las molestias Pedro Gorráiz logró llegar a Lerga sobre las 19 horas. Salvo por una de las participantes que en Olite decidió abandonar la peregrinación, el resto del grupo concluyó sin novedad la primera etapa.

Coche de apoyo

En esta ocasión, Félix Resano Marín y Juana Mª Guipúzcoa Ureña fueron los encargados del coche de apoyo de Andosilla. Resano explicó que eran los encargados de transportar, entre otras cosas, la comida, la fruta, el agua y las mochilas más pequeñas. "También transportamos el botiquín para hacer las curas que sean necesarias". Por la noche, otros coche se encargó de llevar sacos de dormir hasta Lerga donde pernoctaron.

José Osa Torres, coordinador de la Javierada de Andosilla, comentó que llevan más de siete años pidiendo la presencia de Cruz Roja en la primera etapa de la peregrinación. "Hasta ahora lo hemos conseguido y, gracias a Dios, que no hemos tenido problemas graves y nosotros mismos hemos podido cuidar de las rozaduras y de las pequeñas heridas".

El propio José Osa, que este año se reincorporaba al grupo de Andosilla tras sufrir una angioplastia, se refirió a la climatología. "Está haciendo un tiempo estupendo, sin mucho calor. Por eso, hemos podido llegar a Lerga media hora antes de lo previsto".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra