Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CAMPUS

"¿Hay huelga de profes? ¡Qué bien!"

De puertas afuera, nadie notó la huelga en el colegio público Juan Bautista Irurzun de Peralta. Para alegría de algunos alumnos, las 16 ausencias de interinos (entre 53 profesores) se suplieron con guardias de refuerzo por el resto de plantilla.

Actualizada Viernes, 29 de febrero de 2008 - 04:00 h.
  • CARMEN REMÍREZ . PERALTA

LA banda sonora escolar de la huelga se volvió silencio en el aula de música. En el colegio público Juan Bautista Irurzun (Peralta), la ausencia de un interino, único especialista en la localidad, provocó que el aula permaneciera cerrada durante toda la mañana. Ayer, 16 profesores interinos (de los 21 con que cuenta este centro) dejaron de acudir a clase.

Dentro de lo anómalo de la situación, el esfuerzo del resto de profesores, sobre todo del equipo directivo, se enfocó a respetar los horarios de los alumnos. A través de apoyos y guardias vigiladas, ningún aula se vio desatendida, aunque algunos cursos, como 6º C de Primaria, sólo recibieran una de las seis asignaturas previstas en su horario.

Los alumnos, en clase

Los 608 niños matriculados enInfantil y Primaria acudieron a clase como cualquier otro día. Si alfuno faltó, aseguraron desde dirección, fue porque se encontraban enfermos. A la andolense Maite San Martín Tres, con plaza definitiva en Peralta, le tocó ocuparse de la clase de 6º C de Primaria a primera hora, entre las 9 y las 9.50 horas. "Deberían tener Matemáticas, pero como su tutora está de huelga hemos venido al aula de informática. Con tal de que no entren en Internet y se descarguen archivos de música o juegos, pueden hacer lo que quieran", explicaba, mientras vigilaba de reojo a una veintena de alumnos completando pasatiempos. Sobre la reacción de los chavales a la huelga, San Martín sonreía. "Cuando he llegado a su clase les he explicado la situación y se han alegrado mucho. Decían: "¿Hay huelga? ¡Qué bien!". Luego me han preguntado por qué yo no hacía huelga", contaba. Hacia las diez menos cuarto, una madre apareció con su hija. "¿Pero hay huelga o no? Es que he visto venir a los demás niños..." , se excusó, antes de enviar a su niña al aula correspondiente. Jesús Zurbano Montoya, director del centro desde 1990, sufrió una primera hora agitada. Supervisó una por una todas las clases del colegio para certificar la asistencia y la normalidad en cada una. "Ayer (por el miércoles) enviamos una nota informativa a las familias en las que avisábamos de que el centro cumpliría los servicios mínimos", explicaba, a la espera de recibir una llamada de Educación para recabar los datos del centro.

La "cuadratura del círculo" para compensar todos los horarios fue obra de María Jesús Ollobarren Huarte, jefa de estudios y tutora de un grupo de 4º de Primaria. "Me llevé un día a casa los horarios de todos los cursosy procuré que la huelga interrumpiera lo menos posible a los chavales. Si el especialista es el que falta, se queda el tutor con esa clase. Si no está el tutor, se queda alguien del equipo directivo", contaba. Para esta docente, al colegio no le ha pillado a contrapié la huelga por varios motivos. "Todos hemos arrimado el hombro y nadie me ha puesto ninguna pega porque la prioridad ha sido respetar la normalidad". En chándal y camiseta de manga corta, Vicente Castillo Chaurrondo, de 43 años, se dirige a una clase en un "hábitat" atípico para él. Profesor de Educación Física y secretario del colegio, vigila entre cuatro paredes cómo más de veinte niños de 6 años dibujan y leen. "Nos ha tocado un poco a todos cuidar y vigilar las clases. Y sin problemas, porque se están portando muy bien".

La huelga no impidió casi nada, y menos la llegada del recreo a mitad de mañana. En diez minutos de descanso, pues el resto de horas tenía clase o guardia, María Jesús Ollobarren comparaba a la huelga con un temporal. "En los colegios se vive una situación parecida. La diferencia es que la víspera no sabes cómo te puede afectar una nevada , pero en este caso sí sabíamos quiénes íbamos a estar y quiénes no. Así, te puedes organizar".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Vicente Castillo Chaurrondo, profesor de Educación Física, vigila una de las aulas de primer curso de Primaria. JAVIER SESMA

Un alumno de 6º de Primaria juega en un ordenador. JAVIER SESMA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra