Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
A PUNTA SECA FERNANDO PÉREZ OLLO | VIRUTAS DE TALLER

Prosa directa de un poeta a contrapelo

Actualizada Viernes, 29 de febrero de 2008 - 04:00 h.

E L azar editorial ha hecho coincidir en las mesas de novedades dos libros sin parecido alguno, salvo alguna característica personal de los autores, Rafael Chirbes y Miguel d"Ors.

Chirbes ha publicado "Crematorio" (Anagrama, 2007, 419 páginas, 20 ?), novela que apenas ha suscitado atención. Parecida suerte ha corrido la obra anterior de este valenciano (Tavernes de la Valldigna, 1949), que, si vende diez mil ejemplares en castellano, los multiplica por veinte vertido al alemán y merece en Colonia una semana sobre su literatura sin presencia oficial española, ni el más tenue eco mediático Pirineos abajo. No es el único escritor hispano más aceptado allá que aquí, pero en este caso a nuestros periódicos no llega siquiera el aplauso teutón. La acogida foránea sirve para avalar la calidad original ante los reticentes y para facilitar el trabajo a los papanatas y snobs, más dados a opiniones lejanas que al esfuerzo de formarse la propia. Ah, el prestigio de la crítica extranjera para quienes pontifican con desparpajo sobre lo que no han leído, pero osan sentenciar las carencias de la literatura viva, de cuyos nombres no podrían dar más de tres. Chirbes no recibe premios, no se los encargan -procedimiento habitual para recogerlos-, le ignoran las tablas de bestsellers -ciertas rara vez y menos aún certeras-, no figura en manifiestos de los habituales abajofirmantes y tampoco debe nada a la cultura oficial -contradicción boyante, aunque la pacten gobierno y oposición (?)- y su mamandurria.

Miguel d"Ors no necesita presentación aquí, porque ha sido vecino navarro, pero se le puede aplicar lo dicho sobre Chirbes. Su reino no es el de la cultura con cargo al erario. Tampoco el de la corrección política. Sostiene y expresa sin ambages ideas a contrapelo, incluso en su especialidad profesional, la literatura y en concreto la poesía.

Esta entrega contiene 142 textos de materia y extensión variadas, difíciles de reducir a un extracto. No son desechos de garlopa sólo válidos para el fuego. El título resulta demasiado humildeAquí no encontramos lo que nos inculcan radio, televisión y periódicos o quizá sea más exacto decir que encontramos lo que no nos transmiten los medios. En estas páginas no hay activismo militante, diletantismo fútil de ex revolucionarios entregados de hoz y coz al poder, dogmatismo o pensamiento débil, sino desconfianza hacia los discursos ceñudos, rechazo de las palabras sublimes y de la aceptación incondicional de cualquier poética por el hecho de serlo y, en fin, la defensa cabal del sujeto en sus opiniones. Toda una provocación. Porque molesta que el prójimo piense y luego lo que piensa.

Miguel d"Ors ironiza sobre sí mismo y pone en solfa el vídeoclip como "la forma de comunicación más representativa de nuestro tiempo", los cambios semánticos, la fiebre toponímica, los himnos autonómicos, las traducciones rimadas de poesía. Dedica concienzudas páginas a la poesía pictórica, ofrece anotaciones fulgurantes sobre algunos grandes poetas -Berceo, Juan de la Cruz, Baudelaire, Verlaine y Manuel Machado-, asesta líneas lancinantes a otros de vuelo gallináceo, pero de gran boga actual, y prodiga silencios estentóreos. El oficio profesoral lo demuestra en el análisis del verso alejandrino, sin aludir siquiera a las ocho modalidades teóricas de esta forma poética.Y al texto añade el descubrimiento de sus grabados.

D"Ors, poeta molesto por independiente -que no neutral-, trabaja una prosa directa, nada "poética". Baste comparar las dos páginas y media que envía a Aquilino Duque con las cuatro de García Baena al mismo autor ("Selva varia", E.D.A Libros, 2006). Prosa capaz y sutil, y aun paródica, cuando analiza a Pla.

D"Ors se ha quedado a gusto.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra