Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CON EL MANDO EN LA MANO JOSÉ JAVIER ESPARZA

Canon

El canon de belleza ha cambiado. Galanes como Hugo Silva, Dani Martín o Javier Bardem dan un perfil mucho más tosco y primario que el hace unas décadas. Con las mujeres, colágenos por aquí, hinchazones por allá, ocurre lo mismo.

Actualizada Jueves, 28 de febrero de 2008 - 04:00 h.
  • TELEVISION@DIARIODENAVARRA.ES

E STÁ Cannon, aquel gordito karateka que interpretaba William Conrad; está el canon digital y luego está el canon estético. Del primero sólo nos acordamos los veteranos de la tele, el segundo se sale de esta sección y el tercero es del que quiero hablar. ¿Por qué? Por lo que ha cambiado. Es que la otra noche estaba viendo Los hombres de Paco y me fijé atentamente en el galán de la serie, Hugo Silva, que da carne al papel de Lucas.

Este chico ya había aparecido antes, también como galán, en Paco y Veva. La cosa es que, zapeando, recalé por azar en una película de los cincuenta, de esas donde los hombres salían trajeados y afeitados y los galanes parecían cortados por el patrón de Fidias (no, no es un insecto: es un escultor). Me dio entonces por hacer el experimento mental de introducir a Hugo Silva, con sus pelos y su media barba y su aire demacrado, en el escenario de la película de los cincuenta. El personaje no me cabía más que como ese mendigo harapiento que los atildados protagonistas se pudieran tropezar en alguna esquina. Llevando más lejos la fantasía, se me ocurrió imaginar dónde podríamos colocar a Hugo en un cuadro de Velázquez; el ejercicio me conducía siempre al picaresco lumpen o de Los borrachos o al personal subalterno de La fragua de Vulcano.

Luego repetí el experimento con otros galanes de la hora presente. Dani Martín, protagonista de Cuenta atrás, la serie policiaca de Cuatro. Incluso Javier Bardem, ahora oscarizado. ¿Qué habría hecho John Ford con una cara como la de Bardem? Cierto, John Wayne tampoco era Adonis, pero es que no es sólo cuestión de cara: hay también una estética del gesto, de la expresión, de la postura (de la compostura y la apostura) que hoy ha desaparecido por completo. El galán de hace sólo cuarenta años era, ante todo, un gesto; lo curioso es que ese gesto es muy parecido al que descubrimos en los retratos de época de los siglos XVII y XVIII, por ejemplo. O sea que el canon de la belleza masculina se ha mantenido más o menos inalterado durante varios siglos. En nuestro tiempo, por el contrario, el canon clásico va siendo reemplazado por un nuevo tipo de belleza que privilegia la línea tosca, primaria, un tanto bárbara. Este surgimiento del galán rudimentario y tosco quizá tengo algo que ver con el exceso de civilización: los bárbaros atraen tanto más cuanto más refinado y sofisticado (en el sentido estricto del término) se ha hecho uno. Es una tosquedad que se extiende también, por cierto, al canon femenino, hoy sobreabundante de colágenos y otras hinchazones; no hay más que ver los labios de las famosas. La tele consagra el canon y lo retransmite al mundo entero. Dentro de poco, sólo serán delicados los primitivos de verdad.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra