Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
RAFAEL ALVERO PRODUCTOR DEL MUSICAL "EL DIARIO DE ANA FRANK"

"Es mi granito de arena para recordar el Holocausto"

Cuando se cumplen estos días los 63 años de la muerte de Ana Frank en el campo de concentración de Bergen-Belsen, el navarro Rafael Alvero se prepara para estrenar el musical que la homenajea.

Actualizada Jueves, 28 de febrero de 2008 - 04:00 h.
  • M.A.E. . MADRID .

Esta noche se alzará el telón del Teatro Calderón de Madrid y Rafael Alvero (Cintruénigo, 1955), director general ejecutivo de la Federación de Entidades y Empresas de Cine en España, FECCE, verá realizado el sueño que persigue desde hace diez años: estrenar un musical sobre la vida de Ana Frank, El diario de Ana Frank. Un canto a la vida.

Una visita a la casa de la niña en Amsterdam tiene la culpa: "Me produjo un impacto tal que, lo confieso, no me pude liberar durante varios días", comenta Alvero.

¿De ahí su proyecto de un musical?

Me vi desbordado por una sensación de solidaridad enorme, quizás acrecentada porque pensaba en mis hijos y en su inocencia y fragilidad. Lo vivido por Ana Frank a sus trece años, justo la edad que entonces tenía el mayor de mis hijos, ver truncada su valentía, su talento y aquella alegría que tanto inunda su diario, me llevaron a buscar la manera de aportar mi granito de arena en recordar su aventura vital y la de cuantos vivieron la monstruosa injusticia del Holocausto. Ahí comenzó todo.

Pero la historia de Ana Frank es profundamente triste: acabó muriendo de tifus en un campo de concentración nazi, una víctima más entre millones de judíos. ¿Se puede cantar el Holocausto en un musical?

La música lo expresa todo. Hay un musical de lo más sagrado, como la vida de Jesús, Jesucristo SuperStar ; lo hay de una novela histórica, Los Miserables; lo hay de nuestro Don Quijote, El Hombre de la Mancha... pero ya he dicho que el diario de Ana Frank transpira vitalidad, alegría, ganas de vivir... es el diario de una adolescente que ama la vida y eso late también en todo el proyecto nuestro.

A Buddy Elías, su único pariente vivo que preside la Fundación Ana Frank, no pareció gustarle la idea...

Cuando pronunció esa opinión no estaba informado. Si yo llevo diez años con este proyecto entre manos se debe precisamente a lo respetuoso y cuidadoso que he sido en todos mis pasos. Desde el principio me puse en contacto con la Fundación de la Casa de Ana Frank en Amsterdam. Con ellos hemos gestionado nuestro proyecto que conocieron, disfrutaron y supervisaron desde el primer momento. Según avanzábamos en el proyecto, ellos se encargaban de comunicar todos nuestros avances a la otra Fundación, la Fundación Ana Frank de Basilea, en Suiza de la que es presidente Buddy Elías, que efectivamente es el único pariente vivo de Ana Frank. Tiene 33 años y ha dicho que había oído que estaba en marcha, una comedia o algo parecido, cosas que ni conoce y que jamás estuvo en nuestra mente hacer.

Pero desde la película y la obra teatral de los años cincuenta no se ha vuelto a tocar la historia...

Así es. Después ha habido gente tan importante como Steven Spielberg que se acercó a la Fundación solicitando hacer una serie de televisión pero no le dejaron. Hizo sin embargo La lista de Schindler. ¿Por qué? Parece que el padre de Ana Frank no soportó ver la historia de Ana reflejada en una pantalla.

¿La comunidad judía española ha visto ya el musical?

La primera representación de las que hemos realizado antes del estreno oficial fue para ellos. Respondieron todos de pie con una ovación que duro más de un cuarto de hora... Vino el presidente de la Fundación de Amsterdam y hablo durante un rato, hablé yo, hablaron ellos... fue un día emocionante. La voz se ha corrido ya y tanto en Alemania, como en Estados Unidos, en Israel... nos están pidiendo que la llevemos a sus teatros.

¿Cómo transcurre la historia musical de Ana Frank?

La obra tiene cuatro o cinco situaciones que son puntas de lanza en la dinámica de la historia: por ejemplo, hay una canción que se llama Radio querida que canta Ana y que es un homenaje a la radio, único contacto con el exterior de la familia Frank y de toda le gente que se esconde en este y en todo conflicto. Luego hay otra gran canción que se llama Si Dios me da la vida en la que Ana Frank afirma que si sobrevive a la guerra escribiría todo lo que ha vivido para que la gente lo conozca... Y así varias más.

¿Y los actores? ¿De donde sacaron a Isabella Castillo, la Ana de la historia?

Hicimos un casting por Internet. Tuvimos cientos y cientos de propuestas pero en cuanto la vimos la joven cubana Isabella Castillo lo tuvimos claro: nadie haría mejor el papel que ella. También hay un navarro entre los protagonistas: Juan Carlos Barona, el padre de Peter, el muchacho del que se enamora Ana y cuya familia comparte con ellos el encierro. Su madre es de Milagros. Ha cantado mucho en el restaurante La Favorita que dirige el navarro Otero Navascués y en las funciones de ópera que patrocina su Fundación .

El diario termina abruptamente con la irrupción de las SS. ¿También el musical?

También. Pero los supervivientes cuentan cosas...


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra