Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SUCESOS

Un jesuita tudelano pierde un ojo tras ser tiroteado por paramilitares en Guatemala

El misionero, de 49 años, conducía una furgoneta cuando fue asaltado por ocho encapuchados que huyeron al creerle muerto

Actualizada Miércoles, 27 de febrero de 2008 - 04:00 h.
  • DIEGO CARASUSÁN . TUDELA

El jesuita tudelano José Miguel Clemente Clavijo, de 49 años, se recupera en Navarra de las heridas que sufrió en Guatemala el pasado 20 de diciembre tras ser tiroteado por un grupo de ocho paramilitares. Los agresores abordaron al misionero cuando conducía una furgoneta por una carretera de la comarca de Santa María, en el departamento de Totonicapán, al suroeste del país.

Como consecuencia de este atentado, según asegura Clemente "totalmente premeditado", el tudelano ha perdido el ojo izquierdo y está siendo tratado en la Clínica Universitaria de Pamplona para recuperar la movilidad del brazo izquierdo con el que se protegió el rostro al ser encañonado.

El suceso tuvo lugar cuando Clemente regresaba en furgoneta desde la localidad de San Francisco El Alto, situada a 35 kilómetros de Santa María Chiquimula, a donde había acudido a comprar libros y comida para celebrar la Navidad en la parroquia. Sobre las 16.45 horas, había completado más de la mitad del trayecto y se encontraba en un tramo solitario, sinuoso y rodeado de árboles. Al llegar a una de las curvas, ocho encapuchados salieron al centro de la vía. Cuando Clemente llegó a su altura, dos se colocaron frente al vehículo y, "sin mediar palabra", le dispararon a quemarropa tres tiros: uno realizado con una escopeta y dos con una pistola.

"Una de las balas impactó en el brazo izquierdo con el que me protegí la cara y me reventó en la cara hiriéndome un ojo", relata. El jesuita quedó tendido sobre el volante "chorreando una gran cantidad de sangre". "Abrieron la puerta para pegarme el tiro de gracia, pero al verme inmóvil y rodeado de tanta sangre pensaron que ya estaba muerto y se marcharon", explica el tudelano.

"Iban a por mí"

Clemente consiguió avisar de lo sucedido a través del teléfono móvil a Ricardo Falla, uno de sus dos compañeros jesuitas de la parroquia de Santa María. Antes de que Falla acudiese, una patrulla de la policía llegó allí y lo trasladó de urgencia al hospital de Totonicapán. Los escasos medios de este centro hicieron que el jesuita tuviera que ser conducido al hospital de Quetzaltenango, donde le extirparon el ojo.

El 8 de enero, Clemente regresó a España para ser tratado en la Clínica Universitaria de las heridas que presenta en el brazo izquierdo, donde todavía tiene incrustadas seis esquirlas de bala.

Según apunta Clemente, sus agresores son Patrulleros de Autodefensa Civil (PAC), organización paramilitar que opera en las zonas rurales "amedrentando a los indígenas". Un mes antes, él no paró en uno de los asaltos que estos grupos realizan en las carreteras. "Estaban robando a los conductores y violando a dos mujeres . Yo los esquivé y denuncié los hechos. Me reconocieron y organizaron la emboscada para matarme".

Clemente ha denunciado el atentado y las autoridades han detenido al supuesto autor intelectual. "Los indígenas no quieren denunciar porque están bajo amenaza, pero no podemos seguir así. Ahora hemos abierto un proceso judicial inédito en la zona. Si los patrulleros no son castigados, va a ser imposible poder hacer algo por la gente que sufre esta violencia a diario", indica. Guatemala sufrió en la década de los 70 y 80 una guerra civil en la que más de 250.000 indígenas fueron asesinados, a manos del ejército y de grupos paramilitares al servicio del gobierno En la actualidad estos últimos siguen actuando violentamente como modo de vida.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • En primer lugar, desearle una pronta recuperación. Con su trabajo en los lugares más pobres del planeta, nos ha dado un ejemplo de entrega y sacrificio desinteresado, que todos debemos agradecerle. Siguiendo el camino de otro jesuita, nuestro patrón San Francisco Javier, José Miguel casi pierde su vida. En marzo nos vemos en Tudela. Gracias de corazón por todo y ánimo.EVA
  • Aquí me gustaría ver a los obispos de la conferencia episcopal, Rouco varela y compañía, ahora me gustaría ver la indignación del Vaticano, las manifestaciones en contra de gobiernos dictatoriales y bandas paramilitares que actúan impunemente contra los sacerdotes y misioneros que defienden a los pobres... ¿para cuándo una condena al asesinato del obispo del Salvador? ¿y las acciones terroristas contra el padre Arrupe?El vaticano, aliado con los dictadores.
  • Ánimo señor.Usted es la verdadera iglesia.Gustavo Mostazo Muñoz
  • Día 6 de marzo grito de América Latina contra los paramilitares. Europa se calla.Javier
  • El próximo Sábado 15 de Marzo a las 15:30 horas en el Palacio Decanal de Tudela tendremos la ocasión de contar con el testimonio personal del padre José Miguel Clemente. Este acto contará con la asistencia de nuestro Arzobispo D.Francisco Pérez que presidirá la Eucaristía en la Catedral y a la que están invitados todos los tudelanos que deseen asistir.José

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra