Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Pablo Antoñana reúne decenas de artículos costumbristas en el libro "Aquellos tiempos"

En ellos, el escritor navarro repasa anécdotas, gentes y tradiciones perdidas de "un tiempo que ya no existe"

Actualizada Miércoles, 27 de febrero de 2008 - 14:10 h.
  • AGENCIAS. Pamplona

El escritor navarro Pablo Antoñana (Viana, 1927) ha recopilado en su último libro, "Aquellos tiempos", los más de 60 artículos costumbristas publicados en los últimos 6 años en la revista "Orbela" en los que repasa anécdotas, gentes y tradiciones perdidas de "un tiempo que ya no existe".

Antoñana, Premio Príncipe de Viana de la Cultura 1996, ha presentado hoy en conferencia de prensa el libro como "un hijo tardío", que aparece cuando su autor está "llegando a la indiferencia, que no es un estado hipnótico sino de resignación" tras haber vivido 80 años de una historia política y social en España muy diversa.

En esta recopilación, de la que la Asociación Cultural Txantrean Auzolan ha hecho una tirada de 400 ejemplares que venderá a 10 euros, el autor habla sobre "gente curiosa que conocí" tanto en Viana como en el Casco Viejo de Pamplona, y de otras gentes de hoy "que salían al paso".

Así, entre sus páginas se retratan personajes como el chiquitero, el ejecutivo, el charlatán, el político, el ermitaño o el pregonero, entre otras estampas reflejadas con el particular humor y pluma de Antoñana, quien ha asegurado que "escribir para mí es resistencia y paciencia".

Ha recordado que en sus inicios, después de que a los 14 años escribiera un poema "a una chica a la que me parecía que amaba", en el mundo de la escritura "no se me recibió ni bien ni mal", si bien desde entonces "no he dejado de escribir", ahora especialmente sobre un pasado acerca del cual no hace falta inspirarse por tener "la memoria sobrecargada".

Al respecto sí ha valorado las cosas del pasado respecto a las actuales, y como ejemplo ha señalado sentir "mucha pena" al advertir que su nieto conocerá "el Casco Viejo y el Ensanche de Pamplona vacíos de tiendas", lo que contrasta con la "época más humana" en la que estos comercios tenían sillas para recibir a las visitas y departir con ellas más allá de la transacción comercial.

Así, ha señalado que "tras vivir la guerra, la posguerra, el sueño de la libertad, los tiempos convulsos de tanta manifestación y estos días, casi no me importa absolutamente nada", ha reconocido un Antoñana que sin embargo sí ha asegurado tener "más de un proyecto".

Sin embargo, "no sé si me queda tiempo" para completarlo y si aún en el tiempo que le queda será capaz de hacerlo sin ser visitado "por el amigo de Alemania", dijo en referencia al mal de Alzheimer.

Por todo ello, ha reiterado que el libro hoy presentado es "un hijo tardío" ante el que "no tengo el entusiasmo que tuve con el primer libro, con el primer artículo, cuando creía que me iba a comer el mundo", pero ha reconocido que desea "que sea bienvenida" esta nueva publicación.

Sobre sus futuros proyectos, ha explicado que guarda numerosas notas y escritos, incluso uno con el título "Diario de la mala uva", "donde están todos los personajes que he conocido, no buenos y malos sino corrientes" porque "el hombre es miserable", ha generalizado.

Sin embargo, con su peculiar humor, ha advertido de que "hay que distinguir entre el hombre mísero y el hombre misero, y casi siempre coincide el misero con el mísero. El misero tiene a Dios en la boca y no lo tiene en el corazón".

Como ejemplo del desencanto que el que ha vivido la evolución de la sociedad, ha señalado "lo que ha ocurrido en estos últimos tiempos, para mí nefastos, porque no ha habido una especie de coherencia. No digo que se vayan a tener siempre las mismas ideas, pero por lo menos no cambiarlas de una forma brusca, abrupta", ha dicho.

Por su parte, el editor, David Mariezkurrena, ha adelantado que en este libro el "tema común es la vida costumbrista, la vida rural, la gente humilde, trabajadora, con esos oficios que ya se han perdido", lo que "de alguna manera le da a esto un gran valor etnográfico".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra