Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

Una técnica de apoyo en parada cardíaca lograría más recuperaciones

Consiste en colocar un balón hinchable en la aorta por la femoral para que el cerebro y corazón reciban más sangre

Actualizada Martes, 26 de febrero de 2008 - 04:00 h.
  • M.J.E.. PAMPLONA

Una técnica complementaria a las maniobras de reanimación cardiopulmonar tras una parada cardíaca podría lograr que más pacientes se recuperasen, según concluye una investigación realizada por José Luis Espila Etxeberría, de 39 años y de San Sebastián. Espila trabaja en una ambulancia medicalizada de Pamplona y la investigación, realizada en animales, se ha llevado a cabo en el servicio de urgencias del hospital Virgen del Camino y en la Unidad Biomédica del SNS.

Básicamente, la técnica consiste en introducir un balón hinchable en la aorta descendente a través de la arteria femoral con objeto de que el corazón y el cerebro reciban mayor cantidad de sangre mientras se está realizando la reanimación.

Eficacia limitada

La reanimación cardiopulmonar (RCP) comprende una serie de técnicas que se aplican a los pacientes en parada cardíaca. Consisten en ventilar al paciente (realización del boca a boca) y al mismo tiempo aplicarle una serie de compresiones en el tórax. A juicio de Espila, "por muy bien que se realice la técnica, la eficacia es deficitaria ya que la sangre que se hace circular es escasa. El flujo sanguíneo no alcanza el 50% de los valores normales", apunta. Así, el aporte de sangre en las arterias coronarias y cerebrales es bastante "pobre", asegura.

La investigación pretendía aplicar nuevas técnicas para aumentar la cantidad de sangre en el cerebro y en el corazón, órganos esenciales en la supervivencia. En concreto, se pensó en colocar un balón hinchable en la arteria descendente. "Al hinchar el balón se consigue redistribuir la sangre de tal forma que la que sale del corazón no va hacia zonas menos vitales, como las extremidades inferiores, sino que no le queda más remedio que dirigirse al cerebro y al corazón", explica.

La idea consiste en introducir el balón en el organismo humano mediante un catéter (tubo fino) que se inserta por la arteria femoral, a la altura de la ingle. Este procedimiento, según Espila, no es dificultoso para el personal entrenado. "La arteria femoral es una vía de acceso vascular relativamente sencilla y se puede introducir el catéter en unos dos minutos".

Recuperación

La investigación llevada a cabo en animales ha demostrado que esta técnica aumenta la recuperación del pulso tras la parada cardíaca "de manera considerable", afirma Espila.

Así, un 89% de los animales en los que se empleó el balón, y en los se había inducido una parada cardíaca, se recuperaron de la parada frente a un 11% en los que no se uso la técnica.

Según Espila, no se trata de cambiar el protocolo de reanimación cardiopulmonar sino de complementarlo. El uso de esta técnica junto a las habituales podría también reducir las secuelas neurológicas que sufren algunos pacientes. Lógicamente, antes de pensar en implantar la técnica habría que estudiarla en humanos, añade.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra