Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SAL&PIMIENTA

"No soy el caprichode las actrices"

Pablo Sánchez Ortigosa, o Pablo del Mundillo, actor, "cómico de los caminos", navega por los clásicos con tanta soltura que es capaz de contestar a cada pregunta en verso del siglo XVII

Actualizada Domingo, 24 de febrero de 2008 - 04:00 h.
  • POR GABRIEL ASENJO

A sus 39 años se define "en la línea del buscavidas, juglar acabando la picaresca y comenzando en el Siglo de Oro". Lo mismo interpreta a Moliere, actúa en un bar o sus personajes abren los festivales de Olite. Pamplonés, aseguran que sus monólogos han recibido el aplauso de más de 50.000 espectadores.

Truhán, cómico, pícaro.¿Es usted de fiar?

Sí, salvo cuando el hambre aprieta. No hice nada malo a lo que no me sintiese obligado.

Interpreta a don Quijote de Navarra. ¿Es por lo de la abundancia de molinos o por su faceta de empresario teatral?

Es por falta de tradición. He estado buscando cosas del Siglo de Oro y de la picaresca navarra y he encontrado poca cosa. Así que decidí inventarme a Pablo del Mundillo que conoce a Cervantes y a don Quijote de Navarra y otros personajes que se verán en una tercera parte.

¿Se ha encontrado con muchos quijotes?

Esta profesión es una quijotada. Si te falla el romanticismo del Quijote, no te lances. Es dura.

¿Cómo consigue hacer los clásicos atractivos?

Sabiendo escuchar al público de hoy. Las formas clásicas se pueden actualizar en ritmos y contenidos de ahora.

Cuenta historias con dos palos y una tela. ¿Dígame una breve?

La dice Serapio Joso, uno de mis personajes: mi abuelo fue poeta, como poeta fue mi padre; yo sólo soy un hijo de poeta.

Resulta tan pobre y perdedor en su actual obra que insiste en que todas las partes pares de su cuerpo ya son nones. ¿Es usted el capricho de las actrices?

El personaje consigue ser simpático a pesar de todos los pesares, porque la respuesta a lo que le va sucediendo en la vida es siempre optimista. Pero no soy el capricho de las actrices. La fealdad tiene su precio.

Y si una mujer le invita a cenar ¿Qué piensa?

Me aseguro que va a pagar ella.

¿Se mira mucho al espejo?

Constantemente. Soy actor.

¿Contra qué molinos arremete?

Contra el funcionarial. Es el peor molino que tiene el arte.

¿Qué deben perdonar de usted?

Mi rareza social. A todos nos gustas estar bien con los que estamos bien pero, a veces, las relaciones sociales me pueden. No soy de sonrisa fingida.

Pero los actores tienen por oficio actuar.

Bastante me dejo la vida en el escenario como para luego, en la vida real, no poder ser uno mismo.

¿Querer gustar a todos es cosa de necios?

Soy un necio cada vez que actúo. Intento que todo el mundo, sin distinción, esté a lo que yo cuento. Decía Cervantes - que lo tengo como maestro- que lo que intenta el actor es agradar al más listo y hacer reír al más tonto.

Shakespeare decía que las improvisaciones salen bien cuando se preparan.

Pues una vez actué en Jerez en la calle, en la puerta del bar, porque yo no cabía dentro. Fue una de las mejores actuaciones.

¿El veneno del teatro a qué sabe?

A magia. A polvos mágicos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra