Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

La dificultad de falsificar hasta tu propia firma

Actualizada Domingo, 24 de febrero de 2008 - 03:59 h.
  • GABRIEL GONZÁLEZ . PAMPLONA .

"Juzgado por falsificar una carta del presidente del Parlamento". "Detenido por falsificar la firma de su esposa para conseguir cheques". "Falsifica la firma del socio de su padre para cobrar un cheque por 35.000 euros". Estos son algunos titulares que este periódico ha publicado en los últimos años sobre casos de firmas falsas resueltos en Navarra.

En realidad, falsificar una firma es complicado hasta para el propio autor, porque conscientemente no te salen todos los detalles que cuando lo haces de forma autómata. "En la academia nos pedían falsificar nuestras propias firmas y era dificilísimo", dice el perito José Antonio León.

Para concluir que una firma es falsa o no es necesario que varios aspectos del análisis inclinen la balanza hacia un lado o al otro. Para León, siempre es posible descubrir una falsedad si se dispone del material adecuado. "La firma es el sello personal de cada uno y todos tenemos unos rasgos típicos que son muy difíciles de imitar", señala. Algunos de estos gestos típicos son, por ejemplo, la forma con la que dibujamos los puntos de ataque (el gesto con el que empezamos a escribir, si es con un botón, una especie de arpón...), los puntos de salida (cuando salimos del papel), el tamaño, cómo dibujamos las letras (una "a" se puede hacer de muchas formas), la rúbrica, la velocidad.

Sin embargo, si una persona firma dos veces, nunca dibuja lo mismo: no hay dos firmas iguales. Por eso, los aspectos formales no son los más determinantes, y sí el llamado desenvolvimiento gráfico, el recorrido que hacemos al firmar. "Cuando vas a firmar, en tu cerebro ya está el dibujo que vas a hacer. Luego lo puedes transportar al papel o no, pero lo importante es que haga el recorrido. Por eso, hay que tener en cuenta aspectos visibles, pero también los invisibles".

La falsificación se puede hacer de memoria (dibujas un recuerdo), por observación (la tienes delante) o con un calco (la mayor presión, menor la velocidad y manchas suelen delatarlo). Las más perfecta es la asimilación gráfica: "Estudian de tal manera al autor que se meten en su alma, aprenden todos los detalles, practican mucho y es muy difícil pillarles. Hay bandas que se dedican a esto", dice el perito Jesús Alfonso Bermejo. Sobre el tipo de firma, los expertos tienen más facilidades con las que presentan letras que con las de visé (sólo una rúbrica), porque cuentan con más elementos para enjuiciar.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra