Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

La virtud de convertir deber en placer

El técnico canario viajará en lo que resta de mes a Almería (1.000 km.), Elche (600) y Metz (1.200)

Actualizada Viernes, 22 de febrero de 2008 - 04:00 h.
  • M.MUNÁRRIZ . ESTELLA

Imposible llevar a titular los kilómetros que acumula Ambros Martín. Sencillamente, porque el entrenador del Itxako Navarra no se ha molestado en calcularlos ("muchos, ¿no?", sonríe). Y vano intento también enumerar los países ("me resulta más sencillo decir los que no he estado: Turquía, Grecia, Finlandia, Islandia y Gran Bretaña").

Tampoco es de extrañar si se echa un vistazo a la agenda del técnico canario para lo que resta de este mes: ayer a las diez y media de la noche cogía el autobús para cubrir 1.000 kilómetros hasta Almería. Este mes les esperan también otros 600 para jugar en Elche y 1.200 para disputar la Copa de Europa en Metz (Francia), a donde se desplazarán en avión.

"¿Miedo a volar? No. Quizá porque soy de Lanzarote y desde jóvenes nos tenemos que desplazar en avión para ir a las islas más grandes a estudiar o trabajar. Aunque hay veces que las condiciones del vuelo te hacen pensar muchas cosas, como un año en Krasnodar, con un aeropuerto cubierto de nieve y un avión de lo más antiguo. Nos tuvieron esperando tres horas dentro del aparato antes de despegar", cuenta.

Ambros Martín asegura que los viajes no le suponen ningún sacrificio. "Me adapto perfectamente. Además, es lo que quiero y deseo, estar en el deporte de élite. Si no, me marcharía a otro lugar", afirma. "A mí no se me hacen duros los desplazamientos, salvo si hemos perdido. Entonces pesa ese silencio, sobre todo si hay muchos kilómetros por delante". Incluso, hasta la tarea más tediosa para los grandes viajeros, la lucha frente a la maleta, el técnico del Itxako la solventa pronto. "Ningún trabajo. Yo soy de los de meter poco porque es mejor ir ligero para, si quieres, poder volver cargado".

Desde los 17 años

¿Y las familias? "Mi compañera y mi hijo, de cuatro años, también se han acostumbrado a que, entre mis viajes, su trabajo y el cole, nos veamos sólo los domingos. Y si se juega fuera, a veces ni eso. Eso sí, en vacaciones, no nos separamos ni un minuto. Lo llevan peor mis padres y hermanos en Lanzarote, y más cuando hay un nieto de por medio... creo que lo echan más de menos a él que a mí", comenta mientras se ríe.

Ambros Martín -"como muchos otros de mi isla", aclara- salió de casa con 17 años. De ahí pasó a Tenerife, después a Gran Canaria y su periplo como jugador terminó en Pamplona. Desde hace cuatro años, cuando cogió las riendas del Itxako, vive en Estella donde sigue su particular suma geográfica. Pero, y son palabras del técnico, una agenda apretada y sin apenas resquicios para el ocio no supone una losa. " Forma parte de mi trabajo y para mí es un placer".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra