Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

Montadas en la escoba de Harry Potter

Cumpliendo el protocolo que ha exigido la editorial Salamandra, saldrán a la venta a partir de las seis y media de la tarde

Actualizada Jueves, 21 de febrero de 2008 - 04:00 h.
  • M. MARTÍNEZ DE EULATE . ESTELLA

UNA descubrió sus aventuras con 13 años y la otra con 10. La primera se identifica más con Harry y la segunda con los gemelos Weasly. Las dos, Helena Garrués Íñigo y Sonia Jiménez Vázquez, ambas de Estella, han leído casi sin pestañear los últimos seis títulos de la saga de J. K. Rowling y son sólo dos ejemplos del fenómeno fan que han provocado las aventuras de este mago adolescente.

Garrués ha tachado hoy el último día en la cuenta atrás del lanzamiento en España del séptimo número (Harry Potter y las Reliquias de la Muerte) y sólo le quedan horas para conocer el final que espera. En cambio, Jiménez ya ha leído estas últimas líneas en Internet. "Mucha gente especulaba con que iba a morir Harry, pero no me lo desveles por favor", ruega Garrués a su amiga.

"La gente que no está enganchada a la saga no entiende que hablemos de aspectos de la trama a todas horas y nos tachan de "frikis"", asegura Sonia Jiménez, estudiante de 2º de Bachillerato en el IES Tierra Estella. Su abuela fue quien le introdujo en la historia del personaje, cuando le regaló el primer título. "Me gusta mucho el género de magia y Rowling ha conseguido atraparme desde el principio. El tercer libro, incluso, me lo leí de un tirón literalmente", comenta.

Se considera una lectora comprometida y con algunos borradores en los cajones de su escritorio sueña con crear un universo similar con su pluma dentro de unos años. "Es cierto, soy un proyecto de escritora y con 11 años redacté mi primera novela, aunque no creo que algo mío consiga crear este boom. La de J. K. Rowling es una serie de siete números muy bien escrita porque en todo momento sabe guardar la intriga", considera Jiménez.

Para las dos, los libros de la autora británica, que releen a menudo, han sido durante este tiempo objeto casi de culto pero Helena Garrués, de 18 años, ha ido más allá de la mera lectura y ha creado este universo de magia en su propia casa. Tiene pósters del mago en su dormitorio, un estuche con su imagen, y hasta una varita mágica. Ha viajado también a Londres para visitar a su hermana y pisar a la vez algunos de los lugares descritos por Rowling en su historia. Se ha planteado incluso tatuarse en su cuerpo uno de los distintivos más característicos del protagonista, la cicatriz de su frente. Hoy comprará dos ejemplares del último número: uno para ella y otro para su novio como regalo de los seis meses que llevan juntos. Y es que para ellos Harry Potter significa mucho. "Nos conocimos en un chat hablando de la saga", desvela.

Garrués tampoco se ha perdido las aventuras del mago en el cine y conoce los diálogos. "Mis padres están hartos de todo esto pero a mí me da mucha pena que se termine", asegura. Todavía se le caen las lágrimas cuando relee la muerte de Dumbledore y sólo espera un buen final. "Puede ser bueno o malo pero seguro que no me decepciona", dice. Con este sentimiento se ha quedado en cambio su amiga. "Creo que en los últimos libros se ha perdido algo el encanto y me han parecido más comerciales, además de que ha habido que esperar mucho a sus lanzamientos. Aún así me da pena que se termine la saga porque son muchos años siguiéndola", comenta Jiménez.

Espalda a los videojuegos

En la era de los videojuegos, ambas valoran positivamente el poder de Rowling para conseguir enganchar a toda una generación a la lectura. "Es difícil sacar a los adolescentes del ordenador", dice Garrués. "Mantiene viva la imaginación", apunta su amiga. Aseguran que no sólo ha atraído a niños, sino que también hay adultos que han seguido a Rowling. "Tiene aventura, acción, mitología, magia... Tengo muchas ganas de leer el último libro y lo haré este fin de semana que me voy de viaje a Barcelona", indica Garrués.

Entonces tendrá tiempo para leerlo sin disimulo y no tendrá que esconderlo debajo del libro de Historia o Filosofía, como cuenta que ya ha hecho en alguna ocasión para no enfadar a su madre. "Me los leía en dos días y nunca me había creado un libro tanta adicción", afirma.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Sonia Jiménez Vázquez y Helena Garrués Íñigo devuelven a la estantería de la biblioteca de Estella dos ejemplares de la saga. MONTXO A. G.

De izda. a dcha., Ángel Leorza Gómez y Pedro Echávarri Vega. MONTXO A. G.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra