Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CON EL MANDO EN LA MANO JOSÉ JAVIER ESPARZA

SECOND LIFE

"Documentos TV" ofreció el martes un documental sobre Second life, esa segunda vida virtual donde cada cual puede construirse un personaje y un universo a medida. A pesar de ser un buen producto, fue lo menos visto de la noche.

Actualizada Jueves, 21 de febrero de 2008 - 04:00 h.
  • TELEVISION@DIARIODENAVARRA.ES

L O menos visto de la noche del martes -ya es decir- fue un reportaje de La 2: el que Documentos TV dedicaba al mundo virtual de la second life, esos lugares imaginarios creados en Internet y que le invitan a uno a llevar una vida que no es la suya. El reportaje -una buena pieza documental de casi una hora- se llamaba Sólo se vive dos veces y venía firmado por la televisión pública australiana (Australian Broadcasting Corporation).

Second lifees realmente una segunda vida: uno paga por entrar, construye un personaje (avatar, se llama) y, a partir de ese momento, puede recrear desde su ordenador una existencia imaginaria incluso en sus paisajes y ambientes; en ese mundo hay otros que hacen lo mismo, y del cruce de vice-vividores nace el universo de la segunda vida. Esto lo inventó en 2003 un señor que se llama Philip Rosedale y que aún no ha cumplido cuarenta años. Desde su cuartel general en los laboratorios Linden, de San Francisco (USA), más seis mil servidores informáticos sostienen, veinticuatro horas al día, un país cuya población nunca baja de 20.000 personas: esa no es la cifra media de la gente que está sumergida en Second Life -el número total es muy superior-, sino de la gente que está ahí al mismo tiempo. ¿Y qué ofrece Second Life para atraer a tanto personal? Precisamente eso: la posibilidad de llevar una vida distinta a la de verdad, aunque sea por la vía interpuesta de ese muñequito, el avatar, en el que hemos puesto nuestra nueva identidad.

Estos alardes de vida que no es dan mucho que pensar. Hoy estamos tan sumergidos en el universo virtual que ya casi nos parecen cosas cotidianas: "un avance más", decimos, y nos quedamos tan panchos. Pero su enorme alcance se entiende mejor si uno se sitúa fuera de esta ciberosfera que nos rodea como una capa atmosférica más y trata de mirar el asunto con los ojos de alguien ajeno a ese mundo (un bisabuelo nuestro, por ejemplo). Para esa mirada, la que está lejos de la ciberosfera, la Second life tendría una significación bastante oscura: algo así como "uno que no está a gusto con su vida, se inventa otra imaginaria para gozar"; ahora bien, este es un ejercicio que roza lo demencial, como cualquier mitomanía.

Por supuesto, los hombres siempre han soñado con ser lo que no son; la historia de la Literatura lo debe casi todo a esa insatisfacción perpetua de la condición humana. Pero en la Literatura, como en todas las artes, hay una voluntad de creación, una riqueza estética -en definitiva, una calidad- que es precisamente lo que la eleva, lo que la hace superior al mero sueño fantástico de un individuo frustrado. Aquí, sin embargo, sólo aparecen el sujeto cualquiera y su insatisfacción. Porque ésta permanece, pese a Second life.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra