PORTADA | ÍNDICE POR FECHAS


El puerto del Perdón

Por el portillo del Perdón cruzan los peregrinos que vienen de Pamplona camino de Estella. Un monumento, diseñado por Vicente Galbete y patrocinado por la empresa EHN (hoy Acciona), señala este lugar mágico «donde se cruza el camino del viento con el de las estrellas»

Dos peregrinos coronan el puerto del Perdón.Monumento a los Peregrinos al anochecer. Al fondo, las luces de la cuenca de Pamplona.Vicente Galbete.




LOS MOLINOS


Frontera natural entre Valdizarbe y la Cuenca de Pamplona, la sierra del Perdón ha sido también lugar de encuentro y de trabajo de los pueblos de uno y otro lado del monte. Hasta hace medio siglo, los vecinos de una y otra vertiente solían ir a pastar con el ganado o a proveerse de leña en la cumbre o en las faldas del Perdón. Hoy, la leña y los pastos han perdido interés. En cambio, el viento se ha convertido en el principal recurso de esta montaña que ofrece además unas magníficas vistas del entorno. «Aquí sopla el mejor viento de Navarra», dice el ingeniero de Acciona, Francisco Galán. «Sobre todo en verano, cuando se calienta el aire de la Ribera, empieza a soplar el viento del norte, y se produce un movimiento local de los molinos que no se da en otro sitio. Por eso, pusimos aquí el primer parque eólico de Navarra, por la calidad del viento». Ahora, además del parque eólico del Perdón, la empresa tiene en la sierra otros dos parques más ( Villanueva y Aizkíbel), que parecen poner alas a la oscura mole del Perdón.

TEXTO: JOSÉ A. PERALES FOTOS: JOSÉ A. PERALES




La sierra del Perdón se extiende desde el puerto del Carrascal hasta el valle de Echauri. En medio de esta montaña se encuentra el puerto de Erreniega, por donde cruzan los peregrinos que van desde Pamplona a Puente la Reina. Últimamente, se denominaba así también el paso de la carretera nacional de Pamplona-Logroño que discurre a 679 metros, entre los términos de Astráin y de Undiano. Sin embargo, el histórico puerto del Perdón está más al oeste, a unos 970 metros de altitud, entre dos hileras de molinos de viento, que dejan libre el camino tradicional entre Zariquiegui y Uterga. Hasta mediados del siglo XIX, hubo aquí arriba una ermita dedicada a la virgen del Perdón y un hospital de peregrinos. De ahí le viene el nombre al puerto y a la propia montaña, que recibe indistintamente los títulos de sierra de Erreniega o sierra del Perdón.

Toponimias

Según dice Mikel Belasko, experto en toponimia, la denominación antigua de esta cumbre era Errenega, de significado oscuro, pero luego debido a la fama alcanzada por la virgen del Perdón, pasó a llamarse Perdonabizkar (loma del Perdón). Paralelamente, se extendió también el nombre de Erreniega, que es la variante castellana de Errenega. «Esta denominación fue arrinconada sin embargo por el buen nombre de la ermita de Nuestra Señora del Perdón», dice Belasko.

Levantada en el siglo XIII, esta ermita tenía gran importancia, ya que el caminante «alcanzaba aquí las mismas gracias que iba a obtener al finalizar su peregrinaje en Santiago de Compostela. Es decir, conseguía el perdón de sus pecados y garantizaba su salud espiritual en caso de muerte en lo que quedaba de trayecto».

Según dice Luis Miranda, historiador aficionado de Astrain, el santuario estuvo respaldado por una asociación medieval conocida con el título de Cofradía del Santo Hospital y Basílica del Nuestra señora del Perdón, reina soberana de los cielos. «Ligada a esta cofradía, se encontraba la denominada República del Copurú , integrada por varios pueblos de la cara norte del Perdón, entre ellos Astrain, Undiano, Larraya, Muru-Astrain, Paternain y Zariquiegui. Además de contribuir al mantenimiento de la ermita y del hospital, esta cofradía prestaba dinero a sus asociados, pagaba sus entierros, y ayudaba a los peregrinos y viandantes que cruzaban el puerto del Perdón».

La ermita fue expoliada por los franceses en la guerra de la Independencia, y desapareció definitivamente a mediados del siglo XIX. Entonces, la imagen de la virgen fue trasladada a la iglesia de Astrain donde se conserva actualmente.

La fuente de la Reniega

Como otros muchos parajes ligados al camino de Santiago, el puerto del Perdón está considerado un lugar mágico. Poco antes de alcanzar la cumbre, el caminante que viene de Pamplona por Cizur Menor, Guendulain y Zariquiegui se encuentra en las faldas de monte con una pila de agua clara conocida antaño como fuente de la Reniega (hoy está marcada con el nombre de Gambellacos, que es la denominación del término de Astrain donde se ubica).

Según cuenta una vieja leyenda recogida por Juan Ramón Corpas en su libro Curiosidades de Navarra, aquí se apareció el diablo en forma de apuesto joven a un sediento caminante que subía el puerto en pleno verano. El diablo le ofreció la posibilidad de refrescarse y de beber si renegaba de Dios, pero el peregrino rechazó la oferta. Entonces, el demonio le volvió a tentar, sugiriendo que tal vez bastaría con renunciar a la Virgen María para recibir el preciado líquido. Tampoco esta vez aceptó el caminante. Como última oferta, Satanás apuntó que bastaría con renegar del apóstol Santiago para conseguir el agua. Pero el peregrino rehusó de nuevo la tentación y se puso a rezar pidiendo ayuda a las alturas. «Entonces, el joven diabólico desapareció entre una nube de azufre, y en su lugar apareció la cristalina fuente, donde sació su sed».

Además de esta leyenda, Astrain registra varios sucedidos milagrosos, protagonizados por la virgen del Perdón. Algunos de ellos guardan relación con la curación de peregrinos desahuciados, y otros con ayudas concedidas a labradores del entorno. Uno de los más conocidos, es el de un agricultor de Adiós que estaba laborando en el entorno de la sierra. «Las caballerías se espantaron, y arrastraron al hombre que iba enganchado de un pie en las bridas», dice Luis Miranda. «Viéndose en peligro, el labrador se encomendó a la virgen del Perdón, y ésta le libró de una muerte segura».

Siluetas de hierro

Aunque se encuentra hoy en la iglesia de Astrain , la virgen del Perdón ha sido una imagen compartida por los pueblos de uno y otro lado de la sierra. Hace unos años, tras la implantación del primer parque eólico del Perdón, la empresa EHN construyó una peana con restos de la antigua ermita, y encargó al artista navarro Vicente Galbete una escultura conmemorativa de las peregrinaciones a Santiago. Desde entonces, varios pueblos del entorno suben en romería el 30 de agosto, para honrar a la patrona del Perdón en su lugar tradicional.

Gracias a este conjunto monumental, el puerto de Erreniega ha recuperado en parte su simbología tradicional, ligada al camino de Santiago y al encuentro de los pueblos de ambas vertientes. Promovida por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Navarra, la escultura de Galbete está realizada en chapa y representa un cortejo de peregrinos de distintas épocas que se cruzan aquí con la alineación de los molinos de viento. De ahí el eslogan que acompaña a la obra: «donde se cruza el camino del viento con el de las estrellas».

Desde que se instaló, en 1996, esta obra ha tenido una gran difusión en los medios de comunicación, e incluso en carteles de promoción turística de Navarra.

Según dice su autor, el conjunto escultórico sugiere la evolución del camino a lo largo de la historia. «En primer lugar, hay un personaje que va sin apoyo, como olisqueando el aire, buscando la ruta. A continuación, viene otro un poco más decidido, y luego un grupo de comerciantes, caballeros, etc… que van creciendo en número y en tamaño. Estos representan el apogeo del camino de Santiago en la época medieval. Posteriormente, las figuras se espacian un poco, evocando la decadencia del siglo XVIII hasta llegar al momento actual de renovado auge». Hoy los peregrinos que ascienden el puerto parecen sumarse a la comitiva de siluetas chapeadas que se recortan en el bello horizonte de la cuenca.




© Diario de Navarra
Carretera Zaragoza s/n. 31191 CORDOVILLA (NAVARRA).
Teléfono: 948 23 60 50. Fax: 948 15 03 20.
Aviso Legal | Política de privacidad | Publicación digital controlada por OJDinteractiva